lunes, 23 de octubre de 2017

Herramientas para el Cambio y más allá - Parte 2


Herramientas Fundamentales
Jim Self - Mastering Alchemy
https://masteringalchemy.com/content/fundamental-tools-2-what-are-dimensions
2 - ¿Qué son las dimensiones?
Déjenme explicarles cómo funcionan las dimensiones y por qué es muy importante para cada uno de nosotros entenderlo, porque cuando se puede tener un sentido de las reglas en las estructuras de cada una de estas dimensiones, tercera, cuarta y quinta, uno tiene una comprensión que le permite salir de mucho de ese equipaje emocional que vamos cargando.
Nunca he jugado a un juego en que no entendiera las reglas del juego. Ahora bien, uno puede tener mucha suerte en el juego, pero si sigue jugando sin entender las reglas, generalmente termina encontrándose en una situación embarazosa. Muy pocos recuerdan el libro de las reglas de cuando entraron en el cuerpo, el libro de reglas que decía cómo funciona el juego. Muy pocos lo leyeron; entonces caminamos por esta realidad de la tercera y cuarta dimensión, se superponen, y nosotros jugamos al juego sin entender las reglas.

Para hacerlo más simple, trataremos a las dimensiones 3ª, 4ª y 5ª como si fueran cajas. Cada caja tiene sus reglas y sus estructuras. En cada caja hay algo llamado forma: la tierra, la silla, la casa en que vivimos. Esto es forma, esto no es 3ª dimensión, 4ª dimensión; esto es el escenario, la utilería, el telón de fondo para que tengas tu experiencia. La casa en que vives te da el calor para tu experiencia; si no hay casa, no hay abrigo; experiencia muy distinta.
Entonces empecemos por esta caja de la 3ª dimensión. La 3ª dimensión es muy rígida, es condicional; no hay nada incondicional en la caja de 3ª dimensión. Tiene un aspecto del tiempo, llamado tiempo lineal, en el que jugamos: pasado, presente, futuro, luego te mueres. Eso es todo y punto. Fin de la discusión.
Bueno; en realidad hay más para discutir. Pero en la 3ª dimensión funciona bastante de esa manera. La 3ª dimensión opera en la dualidad: bueno, malo; correcto, equivocado; se debe, no se debe. En ese contexto hay una emoción tremenda llamada miedo, y entonces hay una incertidumbre de cómo moverse en esta 3ª dimensión; hay vacilación, hay duda, hay pausa, hay "Creo que esto está bien pero no estoy seguro". Y luego juegas el juego en ese espacio de la 3ª dimensión.
La 3ª dimensión es jugar el juego sin entender las reglas la mayor parte del tiempo. Cuando se entra en el espacio de 3ª dimensión, cuando se juega en el espacio de 3ª dimensión, suceden algunas cosas muy específicas. En este espacio de tiempo lineal, pasado presente y futuro, pasas muy, muy, muy poco tiempo en el tiempo presente. La mayoría de tu tiempo lo pasas en el pasado y en el futuro. Tenemos una serie de experiencias en el pasado - llamémoslas buenas experiencias. Alguien dice: "así es como conseguirás el éxito." Y nosotros decimos: "está bien." Aceptamos esa experiencia y luego empezamos a proyectarla al futuro y luego construimos nuestros momentos de tiempo presente para lograr ese futuro.
Pero eso tiene otro costado: muchas, muchas veces cuando estás tratando de comprenderte a ti mismo, experimentarte, entenderte, entras en una experiencia y te avergüenzas, o al menos eso es lo que te dicen. O entras en una experiencia y alguien te dice: "Eso fue estúpido, ¿no te das cuenta? ¿Qué te pasa?" Las emociones que se crean con ese juicio, esa opinión, y ese regalito que alguien te dio, "No estás bien, toma, lleva esto contigo" y nosotros lo hacemos. En ese conjunto de juicios, muchas veces dejamos de explorar; "Eso no funcionó; No volveré a hacer eso" Y empezamos a crear estructuras rígidas de bueno y malo, correcto y equivocado: "No puedo hacer eso, no funcionó, me estoy poniendo en ridículo, no volveré a intentarlo." Nunca me di cuenta de que en realidad había tenido cierto éxito, porque otra persona no lo vio de esa manera.
Entonces, lo que a menudo hacemos en este espacio tridimensional es tomar ese fracaso, ese ridículo, esa incomodidad, y proyectarlo hacia el futuro, y decimos al universo: "Universo, no me gustó eso, me sentí avergonzado, mis sentimientos heridos, no me dejes caer en eso otra vez accidentalmente", de modo que le gritamos al universo que ponga grandes banderas rojas para avisar, así no tenemos esa experiencia otra vez.
El desafío de la 3ª dimensión es una consideración llamada Ley de Atracción. Ahora bien; la ley de atracción es ridículamente simple, pero no falla, funciona perfectamente. La ley de atracción dice muy claramente; aquello en que pones tu atención, Yo, El Universo que te adora, que proveerá para ti, no adivinará lo que quisiste decir, porque eres un ser creador. "Yo, el Universo, te daré exactamente lo que pediste, exactamente aquello en que pusiste tu atención."
El desafío es que el Universo no entiende inglés, ni francés, ni español ni alemán, ninguna de las maneras en que nos comunicamos con palabras. Lo que el Universo entiende es cómo sostienes tus pensamientos y emociones en tu campo de energía. Y entonces te despiertas por la mañana y dices: "Este va a ser una gran día, es realmente maravilloso, estoy bien, estoy bien, estoy bien," mil veces y luego terminas con "pero... " Pero. Verás, el pero es: "estoy en duda, tengo miedo, estoy asustado, espero que realmente esa cosa allá en el futuro no surja en mi realidad de hoy."
Y así sostenemos nuestras vibraciones - ¿Recuerdas eso de no estar bien? Sostenemos ese "no estoy bien" de tal modo que el universo reconoce el punto de atención. Entonces jugamos este "no estar bien" en una forma tridimensional en una consideración muy específica. Básicamente nos dicen: "Aquí tienes un regalito: no estás bien." Y aceptamos esos regalitos cuando niños, cuando adultos, y no se siente muy bueno. Entonces uno está fuera de equilibrio. "No me gustó; pensé que el chiste que conté era gracioso, y luego me di cuenta de que se reían de mí, no conmigo." Y como eso no se siente nada bien, no puedes acarrear esto conscientemente mucho tiempo, entonces en el espacio tridimensional, lo que hacemos es ponerlo aquí en esta pequeña caja llamada negación. "Muy bien, se fue, ya no está aquí, no tengo que ocuparme de eso," decimos.
Sin embargo, es como que molesta un poco, de modo que hacemos la próxima cosa: le decimos a esta cajita de negación que la empujaremos allí atrás a la mochila y haremos un trato: si nunca voy allá con esa gente a la que le conté el chiste y se rió de mí, la cajita nunca saltará afuera a morderme. Así que llevamos esa caja de negación, la ponemos en la mochila para no verla nunca más, pero lo que acabamos de hacer está en la condicionalidad; dijimos: "trazaré una raya y no iré allá." Y luego alguna otra cosa no funciona, otro día, y tampoco iré allí. Y luego algo más no obtiene aprobación y: "Eso no funcionó, no voy más allí." ¿Han visto gente haciendo esto? Ustedes le dicen, "¿Qué tal si salimos a almorzar?" Y dice: "Sí... no, realmente no". ¿Por qué? "Bueno, podría tener que ir allá y si voy podría encontrarme con algo a lo que no quiero volver a encontrar." ¿Tiene sentido? En la 3ª dimensión, por no entender las reglas del juego, acabamos encerrados en una trampa. En gran medida es tan simple como esto: Aquí tienes este regalo: "no estás bien". Y nosotros vamos por el resto de nuestra vida tratando de entender qué hicimos mal. La 3ª dimensión. Ahora bien, recuerden: la tierra, la casa, la silla, son el telón de fondo y la utilería.
También en la realidad de tu experiencia, toda esa gente que dijo: "no estás bien, eres maravilloso, te amo, te odio," todo eso es también parte de la experiencia en la que todos hemos venido a jugar. Pero esa 3ª dimensión no es el único juego en que podemos jugar.
Entonces, una de las características específicas de la 3ª dimensión, recuerden: el tiempo lineal, y en ese proceso del tiempo lineal está este momento de tiempo presente. En el momento de tiempo presente está: "Oh, mi Dios, esto no tenía que suceder." Tiempo presente; estás en este momento, pero estás en un estado reaccionario.
Cuando entras en la 4ª dimensión, el juego y las reglas realmente cambian de modo bastante significativo, pero en la superficie parece sutil. En la 4ª dimensión hay tiempo presente, solo tiempo presente; no es una cosa lineal. "Aquí estoy, ahora, así como estoy hablando contigo, estoy aquí, estás aquí, ahora mismo, estamos aquí, ahora, ahora mismo. "
Ahora bien: esos dos primeros "ahora mismo" se han deslizado al pasado, y tú estás todavía "ahora mismo" en el tiempo presente. Te mueves a través del tiempo presente. En realidad, el tiempo y el espacio se mueven a través de ti. Un tema más grande para la próxima conversación que tendremos; pero ahora mismo el tiempo presente, muy simple, es "aquí estoy, justo aquí."
Hay un par de características que entran a jugar en la 4ª dimensión que hacen que la oportunidad suceda. Una de las cosas del tiempo presente en la 4ª dimensión es que tienes opción. En la 3ª dimensión tienes reacción. En el espacio de la 4ª dimensión alguien dice: "¿Qué te gustaría cenar? ¿Pizza o churrasco?" Y tú dices: "Hum, déjame pensar. En este tiempo presente elijo pizza." Así, tienes una opción, no es una reacción; tienes elección.
La opción realmente es una gran cosa con qué jugar, como experimentarás a medida que avancemos, pero también en la 4ª dimensión hay una palabra rara para muchas personas; la palabra es "paradoja". La paradoja es realmente una gran cosa. La paradoja dice simplemente: lo que era verdad hace un momento puede no ser verdad en este momento, y lo que era falso un momento atrás puede no ser falso en este momento. Muy simple. Entonces aquí estás, tiempo presente, elección, y con capacidad para elegir lo que era verdad y lo que no era verdad, porque agregaste a tu caja flexibilidad, movilidad, fluidez, en gran medida. Entonces la 4ª dimensión no es tan rígida, tiene un poco de movimiento. Algo sucedió en mi pasado - en la 3ª dimensión están las palabras siempre y nunca - "ella siempre va a ser mala, me robó, nunca va a ser una buena persona." Siempre y nunca son estructuras condicionales bastante rígidas. La paradoja permite algo de fluidez en eso. Entonces, cuando ella era joven estaba muy dolorida y mentía y hacía cosas malas, pero cuando creció no la vi por largo tiempo, y ella empezó a juntar sus experiencias con su realidad. Un día se presenta ante mi puerta, y abro la puerta y digo: "Te recuerdo. En la 3ª dimensión eras la mala persona; vete de mi puerta. Punto." Tercera dimensión.
Cuarta dimensión. La recuerdas y, "¿Cómo puedo ayudar?" y de repente empieza una conversación con "¿Recuerdas que yo hice eso? Quiero disculparme contigo, porque es algo que siempre me ha molestado." Eso es distinto. Es una personalidad diferente. "Ven, siéntate, toma una taza de té conmigo, hablemos de cuán maravillosa te has vuelto."
Paradoja, elección; tiempo presente. Te permite empezar a reacomodar un montón de cosas donde aquel regalo de "No estoy bien" empieza a tener oportunidad, al traerlo al tiempo presente y observarlo en tiempo presente. Se darán cuenta de que en mi anterior ejemplo en la introducción, esa golosina robada, es como: "Un momento, yo tenía cinco años, no, no volveré a hacer eso." Y ya puedo dejar que esa experiencia se vaya.
En la 4ª dimensión, la capacidad de reconocer una realidad diferente y permitir que la emoción se disipe, haga corto circuito, se disuelva, sin el equipaje, está muy disponible. Las dimensiones 3ª y 4ª se superponen y entonces la elección se hace muy posible en la 4ª dimensión. En la 3ª dimensión, muy rígida, es imposible. Comprender este espacio de la 4ª dimensión ofrece una puerta para evaluarte a ti mismo y reacomodar tu realidad. Podría decirte que, si pudiéramos ir a tu secreto más profundo y oscuro, la cosa que más te avergonzó, la cosa que nunca querrías asumir, esa cosa allí atrás en la mochila que realmente te pone muy nervioso si los otros supieran lo malo que fue, te garantizo que si tú y yo fuéramos a visitar ese evento y le diéramos una vuelta alrededor, cuando llegamos al principio, ese evento nunca sucedió como tú piensas que sucedió. No sucedió así.
Entonces si te otorgas permiso - palabra grande -, flexibilidad, fluidez, movilidad, entrando en la 4ª dimensión, si te das permiso para mirar a tu pasado, a tu historia, y empiezas a quitar la emoción al traerlo al tiempo presente, vas a descubrir que las realidades que creías tener, en primer lugar son insignificantes y poco importantes para seguir llevándolas en la mochila, y en segundo lugar, ni siquiera sucedió de la manera que crees que sucedió.
De modo que ese sería un formato útil, y no es que estés solo convenciéndote; estás simplemente entrando en un tiempo presente. Recuerda, cuando hablamos antes sobre la certeza, y ser capaz, y enfocar, esos tipos de vibraciones se vuelven muy disponibles para ti en esta plataforma de la 4ª dimensión.
La 4ª dimensión y la 5ª dimensión también se superponen. La 5ª dimensión es muy, muy diferente de la 3ª; verán: la 5ª dimensión es muy fluida, la caja es muy dinámica, la rigidez casi no existe en esta caja. La única rigidez es para aportar estructura para soportar la forma, para tener la experiencia, pero en lo relativo a las vibraciones y emociones y pensamientos, la 5ª dimensión tiene todo que ver con el bienestar y la belleza, la gracia, la dignidad, el respeto, la integridad, la capacidad para apreciar y disfrutar. Es un espacio que no puede ser comprendido desde la 3ª dimensión.
Oh, las palabras se dicen, se oyen. Belleza, oh sería tan lindo. Pero en la 5ª dimensión vives la belleza, vives esta sonrisa desde dentro del corazón. Bondad, respeto, dignidad, nuestro estado de ser; es aquí donde la alquimia de la creación empieza a ser muy real. Es aquí donde extiendes la mano y aparece la manzana, porque tu intención era que apareciera. Aquí es donde creas la realidad que tú piensas y que sostienes en la vibración de una intención de belleza. Y la belleza acude a ti. El tiempo presente empieza incluso a tener una configuración diferente. Hay cinco aspectos del tiempo presente, cinco tipos diferentes de tiempo presente, y cuando empiezas a jugar en el tiempo presente, empiezas a tener aplicaciones que te dan una oportunidad creativa para que esa manzana empiece a manifestarse como te gustaría que lo hiciera.
Pero a medida que hablamos más sobre estas herramientas en las próximas presentaciones, la verdadera llave es empezar a reconocer que puedes salir del espacio de esa 4ª, de esa 3ª dimensión, que puedes empezar a sostener sentimientos y pensamientos de certeza, capacidad, presencia, que puedes empezar a reconocer la opción en lugar de la rigidez, la resistencia, la reacción. Puedes empezar a crear una estructura donde, en tiempo presente, puedes elegir la realidad, las acciones en que te gustaría ocuparte y permitir que todo el ruido pase de largo. El ruido empieza a ser claramente el teatro de Shakespeare allí afuera, y yo estoy bien aquí mismo. Elección: ¿elijo eso o elijo esto? en un estado de pausa, y luego disfrutar del paso elegido.
Este aspecto del tiempo es muy útil para entender un poquito más, de modo que nos detenemos justo aquí. Están las dimensiones, la simplicidad que sostienen las dimensiones; pero vamos a explorar un poco más este aspecto del tiempo.
Transcripción del video y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...