viernes, 16 de diciembre de 2016

Concejo de Sirio: Simbolismo del Solsticio


SIMBOLISMO DEL SOLSTICIO

Preparándonos
Expresaremos ahora el verdadero significado, ancestral propósito del trabajo que milenariamente se realiza durante el Solsticio.
Las constelaciones se mueven rítmicamente en el Universo, haciendo contacto unas con otras, influenciando a estrellas, planetas, cuerpos celestes y, en la Tierra, a seres humanos y reinos que comparten el ecosistema.
Hace varios miles de años terrestres, los sacerdotes druidas poseían el simbolismo y esencia de los momentos cósmicos, de los cuales se valían para llevar adelante sus propósitos. En este día, y en este Solsticio, exponemos ante ustedes este conocimiento para que puedan aplicarlo a sus reales metas.
RESEÑA HISTORICA

Recientemente algunos astrólogos le han dado gran importancia a los grados zodiacales de un décimo tercer signo (Elder - Sauco) que contienen parte de la constelación de Ofiuco, la cual se encuentra entre Sagitario y Escorpio.
Ofiuco, conocida como el Portador de la Serpiente, fue observada por Ptolomeo pero no está incluida dentro del cinturón de constelaciones zodiacales.
Mitos universales relacionados a las serpientes a menudo aparecen para simbolizar los miedos más grandes e internos del hombre, y representan las fuerzas que necesitan ser confrontadas y superadas.
La Serpiente, esotéricamente hablando, siempre fue un antiguo símbolo de sabiduría y los galeses se referían a los Druidas como ”Naddreds” o “Adders” un término literal para hombres sabios, derivado del nombre de una serpiente con un patrón negro en zig-zag sobre su espalda.
Esta constelación coincide con el grado más importante de la astrología celta, cero grado de Capricornio, el Centro Galáctico, que marca el centro gravitacional de nuestro universo alrededor del cual nuestro sistema solar gira.
El Día Sin Nombre, está dentro de un grado de órbita con el Centro Galáctico, y de acuerdo a las creencias druidas, los tres días Sagrados de la Serpiente del solsticio de invierno (hemisferio norte) comenzaban en la víspera (al atardecer) del 20 de Diciembre y finalizaban al amanecer del 24 de Diciembre.
Durante este período el Sol parecía “caer en el mar” en Saint David Head, el punto más occidental de Gales, y dentro del Reino de Annwn.
Según los druidas Annwn, es el territorio donde todas las cosas se reconcilian. Es una dimensión donde no existen los opuestos, donde los mundos exteriores e interiores se encuentran en algún lugar del infinito. Es el punto de todo origen y toda destrucción, del Alfa y el Omega, del nacer y el renacer. Todas las cosas tienen su inicio en Annwn y todas las cosas regresan allí cuando mueren. Como punto central de los círculos, no tiene un contorno definido… ni tamaño, sólo ubicación. Como símbolo, lo definimos “la luz dentro de la oscuridad”,
cada opuesto reconciliado dentro de una sola imagen.
Este reino también era visto como un feroz abismo donde toda la vida terrestre era formada. Al emerger el Sol el 21 de Diciembre, se sentía la esencia del poder o la fuerza de Pwyll (Plutón), señor de Annwn y Dios del Inframundo.
Estos tres días del año marcaban simbólicamente un vortex en espiral o portal, a través del cual el hombre podía dar un paso dentro de los planos astral o psíquicos de la existencia, en orden de regenerar su ser espiritual. La sincronización del Sol, alineado al Centro de la Galaxia, sería un conocimiento poco destacable, si se cree que los druidas eran meramente una hermandad de bárbaros y fanáticos, quienes adoraban a los árboles; sin embargo este factor de alineamiento astronómico ha sido confirmado en años recientes por el método “Parallax”, de determinación de movimiento, por notables astrónomos como Stromberg y Wilson.
Además, en la Cábala, el décimo tercer sendero es relativo al místico Sephirah Daath, cuya orden de ángeles son Serpientes, el cual representa “el punto más alto de conciencia en el Alma Humana, y significa: conocimiento abstracto, una esfera de conciencia espiritual que representa sabiduría suprema y poder supremo de realización”. Las virtudes y los vicios son ambos atribuidos a Daath, el principio más allá del karma.
El Día Sin Nombre está simbolizado por la cabeza saliente de la Serpiente en la cosmología druídica y también representa una esfera de conciencia espiritual relacionada simbólicamente con Daath.
El Día Sin Nombre está ubicado dentro del Calendario Celta el 23 de diciembre y es protegido por el Muérdago. Esta planta constituía el emblema de la vida tras la muerte. Ellos recolectaban solamente aquellas ramas que se hallaban unidas al Roble, otro árbol maestro, y constituía toda una ceremonia, realizada en un día especial de la fase de la Luna nueva.
El historiador romano Plinio dijo: “Rara vez fue encontrado el muérdago creciendo en el roble, pero cuando ocurría, los druidas lo recogían con la debida ceremonia religiosa, durante la Luna nueva, cuando la influencia de la esfera estaba creciendo. Luego de un elaborado banquete un sacerdote de blanco cortaba la planta del roble con una vara dorada, mientras que otro druida sostenía un manto blanco para su recepción. Ellos creían que el muérdago sumergido en agua dentro de un caldero, impartiría fecundidad a los animales estériles y sería el antídoto para todos los venenos; su nombre significa “todo cura”.
De lo expuesto pueden deducir que la celebración del Solsticio (cero grado de Capricornio) trae el propósito de tomar conciencia de aquellas cuestiones kármicas que el Alma ha comprometido resolver en la presente encarnación, sintetizada en los Nodos Lunares de la carta natal individual, y que representan la dirección que cada Alma ha decidido seguir en la vida.
Ellos conocían el trabajo que simboliza unir la voluntad física y emocional, a la mente encarnada y conjuntarla con el deseo del Alma, por esto cada cero grado de Capricornio o Solsticio de invierno, para el Hemisferio Norte meditaban durante los tres Días Sagrados de la Serpiente (la Energía Cósmica de la Sabiduría que se reúne desde el Centro de la Galaxia con el Sol), para verificar las nuevas pautas que deberían seguir a fin de alcanzar la meta, o acercarse un poco más a ésta, durante el siguiente ciclo solar.
En el tercer día, el Día Sin Nombre, ellos veneraban el poder curativo del Muérdago, para limpiarse de las improntas viejas y así asumir su destino. Con el amanecer del 24 de diciembre, se hallaban listos para iniciar de nuevo el camino.
En el transcurso del tiempo, los hombres fueron sometidos, y entonces perdieron el poder y la magia de dirigir su destino. En su lugar, se inició la tradición de “pedir” al Cielo lo necesario, hasta llegar al día de hoy en que muchos piden a sus Maestros una serie de deseos que cada cual cree lo satisfará, lo hará progresar y resolver ciertas cuestiones. Es por esto, que en este ciclo aquello a lo que la Humanidad llama “Concejo Kármico” decidió esclarecer las posibilidades de estos tres sagrados días, con el afán que todos alcancen el entendimiento de la esencia de la que se dispone.
Utilicen sabiamente esta oportunidad, en este Solsticio, durante todo el ciclo que comienza, y vuelvan a intentarlo el siguiente. Recuerden que la Sabiduría Cósmica tomará sus pedidos, evaluará si se encuentran en posición de asumir lo solicitado, y les entregará aquello para lo cual estén preparados energéticamente.
Si no lo estuvieran, el seguir creciendo, el seguir intentándolo es su mayor derecho.
Bendiciones, Bendiciones, Bendiciones.
Concejo de Sirio

Liliana Scaringi
Facebook: Semillas Estelares
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...