martes, 10 de mayo de 2016

La Gran Fraternidad Blanca. Capitulo II (V.B. Anglada)



V.B. Anglada
La Gran Fraternidad Blanca. II


Vicente.-... a la Tierra, procedente del sistema planetario de Venus, muy avanzado en relación a nosotros, se demuestra que puede vivir en un nivel inferior, es un sacrificio naturalmente. Habrá que pagarse con sangre del corazón, como se dice, lavarse los pies en la sangre del corazón, de Luz en el Sendero, para poder realizar esta grandeza, esta maravilla. Naturalmente, habrá que hacer un esfuerzo, pero si nos damos cuenta del esfuerzo que ha supuesto llegar aquí después de pasar por todos los reinos de la naturaleza para llegar a ese estado iniciático de hombre como actualmente tenemos, hasta cierto punto aparece como algo que puede ser realizado o realizable, de mantenerse en un estado de pureza y al propio tiempo vivir en el mundo, haciendo lo que decía Cristo “vivir en el mundo sin ser del mundo”. 

Esta es la ley de la naturaleza, pero sabemos que existen Maestros de Compasión y de Sabiduría en cuerpo físico aquí en la Tierra, grandes Maestros, grandes Iniciados, y progresivamente los campos filosóficos, políticos, económicos del mundo, y religiosos naturalmente, deberán ser ocupados por Maestros de Compasión y Sabiduría; es decir, por Adeptos, por grandes Iniciados. Naturalmente hay que prepararles el camino. Se nos habla místicamente de la Reaparición de Cristo, y si Cristo está puede volver a la Tierra, aunque siempre he tenido interés en señalar que hay que crear el camino para que Él pueda regresar a la Tierra, en este sentido, regresar también es una palabra que no es la propia, porque nunca ha salido del planeta Tierra. Se nos dice que Cristo tiene cuerpo físico y está en los montes Himalayas junto con otros Maestros, incluido el Manú y el Mahachohan, que están en un nivel superior al de Adepto, siendo Buda tal como se nos dice esotéricamente el punto de unión entre Shamballa y el mundo cósmico, es decir, que hace la función de los Budas..., que son los que tienen contacto en el sistema planetario con todos los sistemas solares del Universo, porque hay que tener en cuenta, siguiendo la ley de analogía, que de la misma manera que estamos reunidos en función de familia o de amistad, lo mismo existe en el Cosmos, 
y que de la misma manera que kármicamente estamos unos a otros en la familia o en ciertas comunidades, los Logos planetarios, solares y cósmicos están unidos también por lazos kármicos, y ahí está donde la razón se nos pierde, y también se nos señala el hecho cuando se nos habla de platillos volantes. Cada vez se verán más, teniendo en cuenta una cosa muy esencial, que no puede venir un platillo volante de otro sistema solar ni de otro sistema planetario sin contar de antemano con el beneplácito del Señor del Mundo. 
Así que no teman nunca que vengan, tal como se hace en las películas hoy día, seres aquí para tratar de apoderarse de la Tierra o gobernarnos según sus propios sistemas. 
De la misma manera que al pasar una frontera se nos pide el pasaporte con un visado del país donde vamos, así de esta manera no puede pasar el círculo mágico infranqueable de un sistema planetario sin contar con la fuerza de la voluntad o con el beneplácito del Señor que utiliza aquel planeta como campo de expresión; no hay que temer por tanto resultados funestos desde el momento en que tenemos una Jerarquía que está tratando de representarnos ante el Cosmos, que nos protege como protege a toda la naturaleza y que por lo tanto solamente tenemos como misión esencial tratar de cooperar con esta fuerza gigantesca a fin de que un día nuestro planeta pase de la categoría de glándula endocrina a la categoría de chakra coronario o chakra cardíaco, que es tal misterio que muchos tratan de comprender actualmente. Es decir, que todo cuanto existe en el universo planetario que no sea un planeta sagrado es una glándula específica endocrina, de la misma manera que cada chakra en nuestro cuerpo etérico está relacionado con una función glandular o un proceso hormonal que conduce precisamente a la expresión física de cierta naturaleza psicológica, y aquí estamos otra vez con lo mismo de antes y lo de siempre, estamos constantemente unidos con esta fuerza magnífica a través de la fuerza expansiva de los nadis y del sistema nervioso en contacto con aquél, hasta llegar a un punto de confluencia en el cual vemos que todo es Voluntad de Dios, siendo el ser humano el único que se aparta de esta voluntad desde el momento en que ha creado el ejercicio del libre albedrío, siendo el libre albedrío no un poder unificante sino un poder divisor, porque desde el momento en que tenemos libre albedrío nos vemos enfrentados con el dilema de tener que elegir entre el par de opuestos, en tanto que al desaparecer, por obra y gracia de la Voluntad de Dios esta fuerza del libre albedrío ya no tenemos necesidad de decidir, porque estamos decidiendo exactamente aquello que debemos hacer, no dentro de la fluctuación del par de opuestos.

Interlocutor.- Quería hacer una pregunta que traía preparada, pero ya hemos hablado del par de opuestos por lo que ya lo dejaría para otro día, y sería interesante esto del libre albedrío, pero iré a lo que iba primero. O sea, que el fuego Venusiano, de Agni toma posesión de la mente humana y ésta, la mente humana, logra entonces el conocimiento; bien, esto lo relaciona usted con la bajada o venida del Espíritu Santo, pero teniendo en cuenta que lo primero que ocurrió hace millones de años, y lo bíblico no llega apenas a dos mil, bien, ¿es correcto entender que el primer fuego iba dirigido a la mente y lo bíblico era fuego espiritual?

Vicente.- El fuego..., todo de hecho en la Creación es fuego. 

El fuego cuando lo relacionamos con un sistema solar o con un ser humano lo dividimos en tres etapas, decimos, como usted sabe, que San Pablo —Pablo de Tarso—, definía al hombre como un compuesto de Espíritu, de Alma y de Cuerpo, haciendo una división triple de un solo fuego, entonces el Espíritu corresponde al llamado Fuego de Fohat; el aspecto, digamos, Conciencia, el aspecto del Alma en el hombre, es el Fuego Solar; y el Fuego de la Materia del Cuerpo corresponde a Kundalini, pero entendamos que solamente existe un solo Fuego en el Universo. 
Solamente cuando Dios decide manifestarse es cuando se divide el Fuego, y entonces tenemos el Fuego de Manas, hay el Fuego de Adi, hay el Fuego Átmico, hay el Fuego del mundo inferior que es Kundalini y hay el poder de Kundalini que es, fíjense bien, algo que quizá todavía no ha entrado en el conocimiento de la astronomía, y es que el planeta que no tiene fuego queda completamente parado, porque el fuego es vida, es decir, que si tomamos el ejemplo de la Luna que no tiene movimiento de rotación es porque carece de fuego. 
Kundalini, expresado en la fuerza vivificante del tercer aspecto del Logos que lo informaba, ha desaparecido, entonces la Luna está desintegrándose porque ha perdido la vida, el aliento vital que era Kundalini central, ha desaparecido, entonces solamente tiene un movimiento, el movimiento de traslación; en cambio, 
la Tierra tiene dos movimientos originados, inicialmente, el de rotación por Kundalini central, por la fuerza expansiva del Tercer Logos o el Espíritu Santo, o el Paráclito tal como se dice en ciertos relatos místicos. 
Es decir, que cuando un planeta carece de vida entonces solamente sigue un movimiento: el movimiento del primer astro que encuentra a su alrededor que puede atraerle según la 
Ley física de gravedad, pero ha perdido por completo la característica vital que informa a todos los astros que tienen movimiento de rotación, siendo el Fuego la vida dentro de la naturaleza el que nos informa a nosotros, el que nos crea las condiciones vitales, la que llega un día a la inteligencia que hace que un día cuando somos Maestros de Compasión y de Sabiduría hemos unificado el triple fuego. 
Y, entonces, tenemos en un solo punto Monádico de atención central el Fuego de Fohat del Espíritu, el Fuego Solar del Alma y el Fuego de Kundalini del Cuerpo, utilizado todo según una regla rítmica de vibración que no crea división posible, entonces se dice que sobre el Adepto está operando constantemente la Voluntad de Dios y que, por lo tanto, no tienen ya por qué preocuparse por lo que se preocupa el ser humano, de el tener que decidir entre dos cosas, ¿por qué?, porque lo que entendemos por libre albedrío es el resultado del ejercitamiento de la mente por el hombre, que produjo una división para mejor comprenderse. 
Es decir, que los Prometeos del Cosmos nos dieron la mente para que dividiéramos las cosas a fin de reconocerlas, porque si reconocemos las tinieblas, automáticamente reconocemos la luz, y así sucesivamente con todos los pares de opuestos. 
Pero llegado un momento en que todos nosotros somos un cuerpo de luz, como decía Pablo de Tarso, vemos por todas partes sin ulterior discusión sobre lo que vemos. 
La percepción de Dios se manifiesta a través de nosotros teniendo en cuenta que somos vehículos de la Voluntad de Dios y no vehículos de que es lo que ocurre constantemente, y esto lo sabía exactamente el Logos planetario cuando permitió que se creara la mente de los hombres, porque la primera división fue separarse del Creador, separarse de los Ángeles, separarse del proceso místico y espiritual para buscar ya la solución de problemas inmediatos. 
Es decir, que lo que antes era solamente una panorámica que se manifestaba y dentro de la cual se creía ser un juguete, de un lado a otro, entonces se ve que el hombre hace una división entre él y la historia, entre él y las circunstancias, entre él y los hechos, y de esta manera es como va progresando hasta adquirir un grado suficiente de autoconciencia o un vacío interior tan grande que le impulsa a hacer lo que estamos tratando de hacer nosotros: buscar la unidad dentro de esta dualidad, no por extinción, no por aniquilación de algunos de estos puntos de polaridad, sino tratando de equilibrar ambos polos para llegar a un punto, como la luz: desde el momento que el polo positivo y el polo negativo se han juntado se ha creado la luz, ya tenemos la unidad. Pues este misterio tan fácil es el que estamos tratando de desarrollar nosotros. Es sencillo, difícil de realizar, pero de comprender es sencillo. Y aquí ven tres aspectos de luz: un polo positivo, tenemos la luz de Fohat, a otro lado el fuego de Kundalini; cuando Kundalini y Fohat se juntan sale el Fuego Solar, del cual la electricidad es un síntoma, porque de la electricidad se saben solamente los efectos pero nunca la causa, pues la causa está en el misterio de la unidad del hombre cuando haya equilibrado Fohat con Kundalini.

Leonor.- Resulta que yo pensaba en lo positivo y negativo, y en la dualidad y en el libre albedrío si también tiene mucha relación con la escisión del ser entero cuando se dividió en hombre y mujer.

Vicente.- Sí, naturalmente, y esto se ve precisamente fíjense en el proceso y guarden un poco de atención porque es fácil de ver pero difícil de apreciar así experimentalmente y es que del centro de la Tierra ascienden ondas concéntricas del fuego de Kundalini vivificando todo el contenido geológico a través de Agni, el Señor del Fuego, desde el centro de Kundalini. 

Pero, vamos a hacer un pequeño dibujo porque a mí me gusta mucho dibujar... Esto es un área de la Tierra, un segmento, entonces suponiendo que el Kundalini está aquí, el fuego asciende de la misma manera que ascienden las ondas de la luz y las ondas acústicas, pero, ¿qué le pasa al hombre? (dibuja un hombre), fíjense en la forma del hombre, aquí está el depósito de Kundalini, cuando asciende Kundalini sube por aquí y por aquí. El lado derecho se convierte en pingala, el izquierdo en ida, y en el centro está la columna vertebral como una especie de columna de mercurio que hace que suba el Fuego Creador de la naturaleza hasta llegar a su tiempo a culminar aquí. Entonces, dense cuenta de que el Fuego del Espíritu debe ascender por la columna vertebral a través de los distintos chakras o de los distintos planetas sagrados de nuestro organismo hasta llegar al punto más alto, y que es lo que pasó con el caduceo de mercurio... dos serpientes que salen de aquí, y aquí unas alas. Ya tienen ustedes la ascensión del Señor, que es lo que están tratando de decidir todas las grandes religiones del mundo, pero lo fácil es verlo de esta manera, que ¿por qué tenemos dos piernas y por qué el animal no anda de pie sino agachado? Es este el misterio. Kundalini y la parte material, el animal anda agachado porque todavía no tiene sus reservas o chakras especializados para contener el Fuego de Kundalini, el hombre sí, ya que tiene un depósito, el depósito de Kundalini, que es el que a medida que va evolucionando va haciendo crear en los chakras un vacío, que al ser vacío, debido a la falta de peso, o de forma ígnea, atrae a Kundalini y entonces empieza a ascender, siendo el misterio no el que el Raja Yoga (propugna): en que a medida de que asciende el fuego se están desarrollando los chakras, (sino que) a medida que los chakras se están desarrollando es cuando surge Kundalini. 
Así que no se puede provocar el fuego de Kundalini, sino que es la evolución a través de una vida sencilla y sin complicaciones como asciende el fuego de la naturaleza sin peligro. ¿Ven?, de esta manera, por el lado izquierdo se crea ida, por el derecho pingala, haciendo un cruce, lo mismo que estamos haciendo aquí, siendo la luz eléctrica el fuego que asciende, una columna de mercurio o, como decíamos el otro día, una flauta con siete agujeros, y cada cual tiene solamente un agujero que es el que le corresponde, que es el chakra que utiliza mayormente para ponerse en contacto con su centro planetario. ¿Ven claro esto, más o menos? Masculino y femenino, siendo el del medio el andrógino. Es decir, que si desapareciesen automáticamente ida y pingala —con el tiempo desaparecerán— quedará solamente un solo punto, que es cuando el hombre no tendrá sexo, entonces no se creará una dualidad, el hombre será el andrógino, será un ángel, de hecho el Ángel Solar contemplado con clarividencia es un ángel, no tiene sexo, es una forma radiante, eléctrica se puede decir, tiene un brillo magnífico, bueno no hay palabras para expresar los colores del Ángel Solar. Pero, más o menos se dan cuenta de que al llegar a cierto punto desaparece todo cuanto condiciona al hombre, que lo hace dual, para convertirse realmente en algo especial. Fíjense que la serpiente del Edén es esto también, pero de hecho en el Árbol del Edén con el conocimiento del bien y del mal siempre hay la serpiente; pero antiguamente se representaba como en el caduceo de mercurio: dos serpientes o la serpiente con dos cabezas. ¿Por qué?, porque la serpiente está tentando a Eva, pero Eva tienta a Adán, entonces hay dos puntos de confluencia, pero lo que está tratando de desarrollar el hombre es la fuerza del conocimiento del bien y del mal que es el libre albedrío. ¿Se dan cuenta? Una vez Kundalini ha desaparecido, ida y pingala han desaparecido, solamente queda un canal que va desde el Kundalini al punto más elevado de Fohat y entonces tenemos el hombre-unidad, el hhoommbbrree ddiivviinnoo. 
De esta manera es el poder mágico de la naturaleza o el Verbo revelado o el hombre celeste manifestado a través de un cuerpo físico.

Interlocutor.- ¿Cómo se puede saber tocar esa flauta con un agujero sólo?

Vicente.- (risas) ¡Ah! Yo no se música, eh! Para darse una idea, fíjense bien, porque realmente es esto...

Interlocutor.- No lo he dicho en plan así..., pero es importante...

Vicente.-... suponemos que la flauta es esto, algo así, porque esto está aquí..., dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete... Para dar un sonido hay que dejar todos y dejar solamente uno, aquél es el que nos corresponde. Puede ser, por ejemplo, el chakra Sahasrâra, y esto es una cosa interesante porque es el más alto, o puede ser el chakra Muladhâra que está en la parte baja de la columna vertebral, o puede ser el centro Anâhata del corazón, o el Visuddha de la garganta, o el Ajna, o cualquiera de los otros.

Leonor.- Quiere saber cómo se conoce, ¿verdad?

Interlocutor.-... esto es como a veces cuando uno se queda en silencio que empieza a escuchar...

Vicente.-... sí desde luego, porque esto está en relación con la música de las esferas, teniendo en cuenta que Dios es un flautista que está tocando en el Cosmos utilizando un instrumento con siete planetas sagrados, y unas veces uno está en vibración mayor que los otros, lo cual significa que en el periodo de evolución de cierta raza evoluciona cierto Rayo, lo cual significa que el Gran Flautista está dejando aquel abierto y los demás, así, un poco retenidos. Esto nos pasa a nosotros al practicar el yoga. Por eso digo que para practicar yoga hay que saber a qué tipo psicológico pertenecemos, para saber qué nota debemos pulsar, cuál es el yoga que nos favorece más, y es esto, ¿cuál es la respiración, cuál es el pranayama que más favorece nuestro significado?, porque se dan normas generales y te dicen “apáñate”. Yo digo siempre que hay que partir de la intuición y que no hay que empezar a respirar buscando la intuición sino que hay que buscar la intuición y después respirar, porque primero es el Reino de Dios y lo demás viene por añadidura. Si se nos ha dicho todo, solamente repetimos cosas que sabemos; no hay más sabiduría que esta. Deberemos saber comprender lo que se nos ha dicho hasta aquí, no pasemos de aquí, porque siempre lo que decimos es lo que sabemos, sólo que quizá lo decimos de otra manera para mejor comprenderlo. Pero esto desde hace miles y miles de años se está enseñando a la humanidad, y cuando Madame Blavatsky en el 1875 empezó a introducir en el mundo la idea de la Jerarquía, la Jerarquía existía hacía dieciocho millones de años, y antes de esa Jerarquía existieron otras Jerarquías dentro del Sistema planetario que nos han ayudado, como el caso de Venus, hay una correlación misteriosa, kármica, entre Venus y Marte y la Tierra, formando un triángulo; hay otro entre Venus, la Tierra y Saturno, y hay otro superior que es entre Venus, Saturno y Mercurio, y aún otro superior que es el de los Adeptos que es el que tiene que ver con Júpiter, siendo Júpiter el chakra Cardíaco del Señor del Universo, por lo tanto, es el planeta más poderoso que existe en nuestro Sistema Solar, desde el punto de vista esotérico.

Interlocutor.- Acabas de decir amigo Beltrán de que nosotros tenemos siete chakras, cada chakra que nosotros tenemos es un planeta sagrado, entonces ¿cada uno de nosotros somos un Logos solar?

Vicente.- Claro que sí. Somos una representación, sí, sí.

Interlocutor.- Vamos a ver, entonces eso quiere decir que si nosotros somos un Logos solar, nuestras células, por ejemplo, son humanidades ¿estamos de acuerdo?

Vicente.- Sí, sí...

Interlocutor.-... entonces si lo que hay arriba es abajo y lo que es abajo es arriba, nosotros si funcionamos mal, muy mal, muy mal, podemos crearle una enfermedad a nuestro Logos solar y podría morir de ella.

Vicente.- Justo, justo, ahí está el caso. ¿Se dan cuenta de la responsabilidad del discípulo? Ha dado en el clavo. Desde el momento en que sabemos que formamos parte de un Sistema Solar, que somos una célula viva en el Corazón de Dios, o dentro de su Universo, hay que entender al llegar a cierto punto la responsabilidad que tenemos para no crear una desarmonía de tipo cósmico. ¿Por qué creen ustedes que hemos sido visitados muy a menudo por estos aparatos extraterrestres? 

A partir de la desintegración del átomo y cuando empezaron ya a arrojarse bombas atómicas, en Nagasaki e Hiroshima. Entonces, aquello es visible a los ojos de los dioses y a los ojos de las humanidades de otras partes, como nosotros podemos ver con un telescopio una mancha solar, por ejemplo, entonces hay un desequilibrio, y entonces un Logos dice al otro Logos.... (corte del sonido)

Vicente.-... dejemos de pensar en términos de individualidad y pensemos un poco más en términos de grupo, en términos de equipo, sin pensar quién va delante y quién va detrás, sino que cada cual, tanto el que va delante como el que va detrás, sepa imponerse a la norma de disciplina de su propio estado evolutivo, que sea conscientemente social, que se convierta en una persona honrada, en un buen ciudadano, porque esto es lo que pretende la Jerarquía de todos y cada uno de sus discípulos, no pretende que sean hombres de grandes conocimientos sino que pretende que la persona sea realmente creadora, que viva el impacto de las nobles razones de lo eterno, que los latidos de su corazón sean los latidos del corazón cósmico, lo cual quieres significar que cuanto menos sea él, más será el espíritu de Dios, muy al revés de lo que hasta ahora, que a fuerza de querer ser uno se olvida del propio Dios, de aquel Ser que lo ha creado y del cual no es más que un pequeño instrumento, y cuando sepa esto entonces estoy seguro que la vida tenderá a cambiar completamente, deparándole una visión distinta de las cosas y con una nueva sonrisa a flor de labio.

En cada uno de los lapsos del tiempo se cumple un proceso creador; cada raza y cada subraza deben cumplir así su propio cometido esencial, así como en el misterio de los Rayos cada cual tiene su propia finalidad, y dentro del hemisferio de la Vida de Dios no hay superior ni inferior sino que hay un deber; cada cual debe cumplir este deber en la hora cósmica que le toca vivir, ya puede ser rico o pobre, ya puede ser enfermo o sano, ya puede estar en las grandes alturas o ser un mendigo, que mendiga su sustento por las calles, todos debemos cumplir una misión y un deber. Solamente aquel que se escapa del deber cae en el karma, y este es el primero de los grandes misterios que debemos revelar a la humanidad: de que el karma, lo que somos nosotros, represente genuinamente un misterio revelado, una redención en marcha, un proceso creador, algo que se ve en movimiento, que no está paralizado por el imperio de los yugos del tiempo o de las horas críticas que estamos viviendo. No hay dificultad alguna en la vida humana que no pueda ser solucionada por el misterio de la fe, no hay nada que pueda ser una perdición para el hombre que busca, no existen dificultades en el orden conflictivo que puedan detener la marcha del progreso, ni la magia negra puede hacer nada contra nosotros cuando estamos insuflados por el espíritu de bien, porque la magia en todos sus aspectos es un aspecto de la Divinidad más o menos mal enfocado o bien enfocado. El proceso en el tiempo se realiza según los misterios de la realización, así vemos que surgen como estrellas estelares dentro de un Universo de una raza determinada, los grandes avatares que con su voz iluminan los caminos, pero ahora, estamos enfrentando la Era de Acuario, cada uno debe convertirse en un avatar. 

Ya no debemos confiar demasiado en los avatares porque la mente ha dado un paso de gigante y muchos seres humanos están bordeando los límites, las fronteras, que nos separan del plano búdico, donde solamente existe humildad, el razonamiento ha desaparecido completamente, solamente existe intuición, vida profunda y escasez de comentarios. Es otro punto para que lo tengamos en cuenta en un momento de la meditación. Tener en cuenta también que todo está inmerso en el éter, los pensamientos, las emociones, los actos reflejos, todo cuanto existe en nosotros está proyectado al ambiente y vive en el ambiente y constituye el ambiente, y cuando nos quejamos del ambiente sería mejor que pensásemos en la causa del ambiente: qué es lo que determina la escasa vibración o la vibración elevada del ambiente o de los éteres que constituyen el ambiente, hasta qué punto hemos contribuido a la creación del ambiente, es como si hubiésemos construido una máquina y la máquina nos triturara. Es decir, son cosas que debemos pensar en la meditación, que estamos tratando de reorientar todas las energías de nuestra vida hacia un punto positivo de acción, algo que pueda ser realizable, y yo creo que la buena voluntad es realizable, no se pide que el hombre sea un genio ni que sea un gigante del intelecto o un mago con poderes psíquicos, sino simplemente lo que quiere el Maestro de todos y de cada uno de nosotros es que seamos buenos ciudadanos, por eso insisto mucho en esta palabra, lo cual significa que debemos cumplir un deber social en la vida que nos rodea, con los seres humanos, con los animalitos, con las plantas, con todo, porque somos redentores, y en este proceso de redención ya está el principio de la liberación. 
Y todos podemos liberarnos como dice Krishnamurti, tenemos que atenernos a palabras que conocemos para mejor comprender. Podemos comprender la vida y en el momento en que la vayamos comprendiendo ya nos estamos liberando. No hay que esperar a mañana sino ahora, el trabajo es ahora, que comprendamos en este místico silencio la fuerza, el valor de los argumentos debe ceder a la fuerza del espíritu y dejar que el espíritu guíe el entendimiento y no sea el entendimiento el que quiera guiar las grandes reflexiones del espíritu. Aprovecharemos este místico silencio para la meditación.


“Que la energía del alma nos inspire
y que su luz nos guíe
de la oscuridad a la luz,
de lo irreal a lo real
y de la muerte a la inmortalidad”

OM OM OM

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada
En Barcelona, 14 de Junio de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 12 de Agosto de 2009
 

http://www.trabajadoresdelaluz.com.ar/
http://noarosauniversoespiritual.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...