sábado, 23 de abril de 2016

Aprendizaje de un Reencuentro

Aprendizaje de un Reencuentro

 
 
 
"El Amor es un asunto de Almas", y de cuerpos...En realidad el cuerpo consciente es un alma caminando la tierra en su materialidad, el cuerpo como vasija del Alma, así como el alma es el vehículo del espíritu, nuestro verdadero Ser en esta encarnación y en otras anteriores, el cuerpo es el vehículo del Alma en esta encarnación.
 
A través del cuerpo en sus aspectos físico, mental y emocional, el alma expresa la esencia del Ser que Somos en su polaridad condicionada-incondicional, moviéndose y transformándose a través del Miedo y el Amor... 
 
Ajena a los dominios del cuerpo si dejamos hacer al alma, ésta se expande por resonancia energética, liberando sus ansias más profundas para experimentarse en el Amor que Somos. 
 
El amor tiene muchas formas de manifestarse, pero en un encuentro entre almas, cuando el amor se mezcla con los cuerpos, ese TODO que es el alma cobra un vigor extraño. 
 
Los poros se abren, la piel se lubrica, el deseo domina la memoria, los sexos se ponen radiantes, la energía que emanan se apodera de las voluntades. Ya no es uno el que piensa o el que desea, sino el cuerpo mismo, convertido en alma, el que tiene la palabra. Inútil resistirse, inútil querer enderezar los caminos; ellos se trazan solos, únicamente se trata de saber acompañarlos (esto suele ser lo más difícil).
 
Es muy difícil transmitir en qué consiste el encuentro de almas, pero sí puede decirse que "aquello que llamamos alma, está hecho de peculiaridades, atracciones, afinidades, memorias, deseos y por eso es tan difícil y genuino el encuentro entre amigos o amigas del alma, pero tanto o más entre un hombre y una mujer". Lo improbable entre un hombre y una mujer radica según, Luis Halfen, en que allí concurren muchos más hilos de tensión que entre amigos, pues se juega un delicado equilibrio entre la posesión y el querer del amor. "Suelen confundirse, pero hay un indicio para detectar cuándo eso (el encuentro entre almas en el amor) se produce". Se trata de interés, de la percepción de lo verdaderamente valioso; que no se refiere sólo a la atracción corporal que una mujer es capaz de sentir por un hombre o un hombre por una mujer, ya que esta atracción puede darse sin estar acompañado de lo verdaderamente valioso y extraordinario que une al encuentro entre almas en el amor, en la incondicionalidad de ese amor. "El otro es aquél que en el amor no es distante, sino que forma parte de los tejidos propios. El otro se va encarnando y va potenciando las intensidades para crecer juntos...Lo excepcional aquí no es tanto "monumental" como callado, silencioso y sutil...".
 
Cercano al umbral del milagro que nos devela la vida entendida desde la conciencia más allá de la materia...la vida hecha un poema, al otro lado del amor romántico...traducida al misterio que abarca la creación, lo que da sentido y nacimiento a una nueva vida...que en cualquier caso, siempre aconseja morir. Abrazar a la muerte, como transformación que da paso a lo nuevo.
 
Una conexión que nos trasciende y nos transforma, según los dictados del amor que conecta a dos almas que se encuentran.
 
Se apela a la metáfora del corazón como un arca que guarda y conserva como tesoro el amor por el ser querido...el recuerdo de haber amado al amor a través de otro Ser, reconociéndolo dentro de uno mismo y no cómo algo externo, sobre la proyección la individuación, o el A-mor, sin muerte, porque traspasada las fronteras de la muerte, el resto es vida.
 
 
 
"Cómo a las vidas que sabíamos Jugar" 
 Ojos de Gata.
 
 
Si ese amor atrapado se deja libre, entonces encuentra la forma de manifestarse de nuevo en sus múltiples formas, la expresión del amor contenido en nuestras arcas del corazón a través del tiempo puede desencadenar la expresión de un amor más elevado que conecta directamente con el alma. 
 
Cuando el amor se presenta  de esta forma, generalmente sin que nadie le llame, surge la magia que desencadena el milagro del Amor que guarda la sabiduría del mundo...el Alma del Mundo se expresa a través de dos almas convocadas por el Universo para destilar Amor, un amor cercano al Milagro de su manifestación en el deseo y la pasión, pero también en la perturbación, en la felicidad y en el dolor...Lo extraordinario en lo ordinario...lo lejano en lo cercano...
 
En el encuentro entre almas se realiza esa extraña ecuación que convoca a la eternidad del amor concentrado en instantes tan vivos como fugaces...en su natural forma de querer conservar un para siempre en las almas de dos niños que se encuentran haciéndonos de pronto responsables de encarar la realidad de una experiencia que nos transforma, hecha a golpe de encuentros dispuestos por el orden natural de todas las cosas, silencios, misterio, símbolos, geometría, números, luces y sombras que aglutinan la sacralidad del encuentro y el potencial que como experiencia y aprendizaje encierra...
 
 
Agradeciendo siempre el privilegio de estar vivo para haber experimentado este discurrir hasta llegar a cada instante, pues desde este balcón siempre estamos llegando...
 
En este proceso de apertura del Ser, se van fusionando todas las partes inconclusas o fragmentadas, hasta el momento de identificarnos con la Totalidad como seres originales, hijos del universo uno, la Fuente o Dios....
 
No hay nombres, ni palabras allí, y sin embargo aquí el pensamiento como la palabra o el silencio, CREAN. Emulamos a Dios desde la materia, si atendemos al corazón de nuestro espíritu.
 
Esencias encontradas que se reconocen en los pares de opuestos, para completarse desde su particular Naturaleza, energía masculina y femenina, equilibrándose en un proceso alquímico por excelencia que trae como resultado la individuación del Ser completándose así mismo. 
 
Ángeles y Demonios: Cada Ser Humano es un milagro transformándose así mismo en honor al Amor de Dios. 
 
Así, todas las partes que me contienen, van dándose la mano para unirse en el beso del AMOR por uno mismo que también es el otro, por la vida como escenario de la trama del mundo en que existimos; Otros mundos se abren paso a la realidad celeste, conectando con la espiritualidad del ser que pasa a incorporar bajo las alas del amor incondicional la nueva Conciencia de Sí a este otro plano terrenal, en el que vivimos una gran parte de nuestra vida, contemplando tan sólo la materia...
 
El milagro opera, la mano del destino ejecuta, y la mirada invertida que nos trae la "visión" aniquila los conceptos que nos mantenían encarcelados en nuestra propia realidad que nos limita.
 
Dejar que las cosas ocurran apreciando lo que se da: ese es el Amor incondicional. Descubriendo el "Sí" que hay detrás de cada "No". Este es el camino para disolver los "noes", al empezar a transitarlo, volvemos a sentir dolor. Pero también descubriremos que hoy lo podemos soportar, y que al sentirlo no corremos el riesgo de que nos destruya, disolviendo así la herida que pesaba sobre nuestro ser.
 
De regreso todo es nuevo, nuestra forma de mirar el mundo. Aparentemente, nada ha cambiado, y sin embargo todo es distinto...
 
El beso del Amor de Dios en el aprendizaje del reencuentro, lo transforma Todo...Todo un universo transformado.
 
En un verso de la poesía de San Juan de la Cruz, la "Noche Oscura", de forma metafórica sobre las relaciones místicas del alma: "La amada en el amado transformada".
 
En ese momento del caminar consciente, la maquinaria del ser humano perfeccionado se pone en marcha para licuar los elixires de la máxima expresión del AMOR que es capaz de contemplar fuera de sí y dentro de sí, lo de arriba y lo de abajo, lo condicionado y lo incondicional, lo uno no puede ir separado de lo otro, en realidad nada está separado, todo está conectado, el amor fusiona y aglutina todo lo que Soy-Somos, también todo lo que Es. Porque el otro pasa a ser una proyección de mí mismo. Te Veo y Me Veo. Te siento y me siento. Cruzamos la sala de los espejos, trascendemos una de tantas realidades imaginadas y creadas...volvemos al escenario del sueño...dónde pensamiento, palabra y obra, crean.
 
La dualidad tiende a la integración en unidad ahora reconocida, experimentada, recobrado el sentido. Mis partes divididas, no son más que fragmentos que aprenden de sí mismos, experimentándose para establecerse definitivamente en la Unidad. En constante movimiento, nada permanece, todo es mutable y algo es indivisible e inquebrantable dentro de esa transformación.
 
Se trata de llevar con uno mismo la esencia de nuestro sí mismo, el Amor...Hacer nuestro lo que siempre fue nuestro, nuestra capacidad de Amar por Amar, de dar sin recibir...Tanto como de dar respetándonos y protegiendo nuestra verdadera naturaleza para que nada ni nadie nos quite nuestro derecho a sentirnos libres de Amar...plenos de sentir...al fin y al cabo...de Vivir de acuerdo a los dictados de nuestra alma conectada a las profundidades de nuestro verdadero Ser. 
 
Nos trasladamos por los túneles de eso que creemos ser...llegamos...y pasamos de un sentir profundo, puro, libre e ilimitado, a un mundo con reglas establecidas de antemano que ya no nos sirven de argumento para comprender la vida y la existencia dentro de ella, tal cual lo hicimos hasta entonces.
 
El vehículo hacía el Todo, hacia la Plenitud y la Conciencia de Sí
ES EL AMOR. El Amor que deja la huella del rastro verdadero, la intensidad de un tramo de la vida, vivida en toda su expresión, formas y colores, que se incorpora ahora al conjunto de mi existencia, de un modo más cercano a una voluntad consciente que a una vida trazada a golpe de azar e inconsciente domesticado...
 
 
 
Perderse para Encontrarse...
 
Así tuvo que ser, no había otra forma de llegar, cuando aún no éramos mucho más que la sombra destilada de la verdadera pureza y la grandeza del AMOR.
 
Teníamos el mismo Sueño, un destino único e intransferible para cumplirlo. Allí nos encontramos, de nuevo en el sueño. Es posible que yo ya no esté en tu sueño, quizás tú permanezcas para siempre en el mío, en la impermanencia de un sueño dormido antes del despertar primero.
 
Te encontraré una mañana de sol en los rincones de un tiempo que no es nuestro dónde todo estará de nuestra parte, quizás con otro rostro, en otra forma de vida...volvería a perderme para construir mi sueño...Este nuevo que ahora de nuevo es mío...En el  universo de las posiblidades, dónde todo ya ha sido cumplido.
 
Como en nuestro sueño mientras lo compartimos...En realidad, todo fue tal cual lo habíamos trazado.Los sueños vividos, acaban siendo idénticos a lo proyectado tiempo atrás...
 
Hoy tengo un sueño, dormirme con la capacidad de levantarme mañana y sentirme viva...nadie dice que no pueda amarte en mi sueño, de la misma manera que puedo amar al amor y enamorarme de él...
 
Amor dónde estés, te encontraré...porque salí a buscarte, puedo dejarte atrás respetando tu libertad y mis limitaciones, pero no puedo abandonarme a mí misma...ni a lo ilimitado que Vive en Mi.
 
¿Para qué la vida me ha traído hasta aquí? 
¿Hacia dónde he de Crecer?

 
 
En amor incondicional nos expandimos, salimos de nuestros límites, disfrutamos la sensación de fundirnos con el otro, de volar, de flotar...de subirnos en una nube para surcar los cielos y tocar las estrellas. Nos privaríamos de ese placer inmenso si nos mantuviésemos atados al control de nuestros sentimientos, inhibición de la emocionalidad y deseos...y un poco más allá...Si nos mantenemos distanciados por temor, a no dejar expresar el profundo anhelo del alma...en pro de una seguridad, o un marco de referencia firme sobre el que construir una relación estable y duradera, para toda la vida basada en fundamentos menos instintivos e inatos a cerca de la naturaleza limitadamente  aprendida del amor...
 
En la constante impermanencia y transformación de la vida misma...podemos adentrarnos con fuerza en un amor condicional, sostenido por la ilusión de la idea de construir nuevos proyectos juntos, una familia, una casa, proyectos laborales...pero cuando se van cumpliendo los objetivos, si la pareja se sostenía únicamente en ese tipo de amor, los lazos del amor se debilitan, quizás por haber llamado amor a lo que creemos que lo es (amor construido vs amor que nos construye) sin llegar a sentir o experimentar lo que es AMOR.
 
Del mismo modo que cuando hay puro amor incondicional, con encuentros intensos de ser a ser pero con enormes dificultades para armonizar las necesidades de cada uno, la vivencia de ese amor se torna en una dificultad o en un abismo.
 
"Un pez y un pájaro, se pueden enamorar pero ¿dónde van a vivir?"
 
Cuanto más apertura de corazón tenemos, más capacidad de experimentar el amor incondicional, que se aleja de miedos y reservas por cautela, miedo a vivir o sufrir...A mayor capacidad de entrega, de amar, más conciencia de nosotros mismos, del otro y del Amor...
 


 
Buscamos signos de "cierto equilibrio" en las relaciones, entre la pasión y libertad de amar bajo la incondicionalidad del amor, ese Amor Verdadero, que tiene que ver con la vinculación entre almas y el temor a quedarnos atrapados por las condiciones en un amor hecho a medida de las expectativas a cerca de la concepción que cada cual se quiera creer sobre la pareja perfecta, o peor aún, un sentir condicionado, a medida de las experiencias e ideas de otros que nos rodean y en cuyos consejos nos basamos para "pactar" y poner en marcha en nuestras vidas, una "idea preconcebida" de lo que "debe ser el Amor".
 
El Amor nos hace. No se hace. El Amor se siente, no se programa. Si acaso, se piensan los proyectos que podemos compartir en Amor desde el Amor, aunque en este caso, también el Amor los hará. El alma sabe amar por sí misma, cuando dos almas se encuentran en amor, el alma no necesita testigos ni testimonios para sentir lo que es Amor. El Amor Sabe.
 
En realidad, hasta aquí sólo podemos reconocer que ambos aspectos existen y volvernos conscientes de que los necesitamos ambos. Porque si uno anula al otro, la relación se deteriora irremediablemente. Necesitamos vivirnos entre los dos polos...en una relación de Amor desde la vinculación de la conexión del alma junto con proyectos comunes de vida compartidos...Ambos polos coexisten permanentemente. La transición puede ser dolorosa, pero necesitamos entendernos en los dos aspectos. 
 
 
Ahora Se Quién Soy y que todos los caminos son Uno.


 
YO soy otro TU - In Lak'ech
 
 
Hoy tengo un sueño, dormirme con la capacidad de levantarme mañana y sentirme viva...nadie dice que no pueda amar en mi sueño, de la misma manera que puedo amar al amor y enamorarme de él...
 
Amor dónde estés, te encontraré...porque salí a buscarte, puedo dejarte atrás respetando tu libertad y abrazando mis limitaciones, pero no puedo abandonarme a mí misma ni a lo ilimitado que Vive en Mi, al fin y al cabo, se trata de mi sueño.
 
Yo soy otro Tu.
Te devuelvo Todas las Partes de Ti 
que necesiten ser liberadas para Volar.
 
Probablemente te encontraré muy cerca en lo lejano, tan cerca de mí que me queme por dentro la Vida y Vivir sea ya Otra Cosa. 
 
Si Todos cooperamos, podemos hacer algo hermoso con el AMOR. 
 
 
EL AMOR ES EL PASAPORTE A LA LIBERTAD...
 
 
PASE LO QUE PASE, LIBERAS AMOR 
Y EL AMOR NO PASA NUNCA.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...