sábado, 16 de enero de 2016

El Decreto como un Método de Invocación



"Decretaréis una cosa y la misma os será dada".
El revestir las Ideas y las Verdades con las energías físicas de los individuos que componen los grupos, mediante el uso de la palabra hablada, cubre las formas de pensamiento y sentir creadas por los cuerpos mentales y emocionales, con la verídi­ca sustancia del plano tridimensional. Y hace bajar la acción vibratoria de la energía espiritual a un punto en donde ella vibre acorde con el mismo plano en que la condición necesita­da de ajuste esté ubicada.
Esto provee un "almacén" de energía física cualificada, que es usada por los Seres Divinos para disipar las formas malé­volas y cualquier foco de energía de clase negativa.
Como la mayoría de las condiciones que afectan a la hu­manidad están vibrando a una rata similar a aquella que puede ser liberada a través de la palabra hablada, el poder, para reme­diar estas condiciones, es grandemente intensificado por el individuo o grupo que escoge ser el eslabón transformador para hacer bajar las más sublimes energías que forman la Auto­ridad Maestra en las Esferas Superiores.
La Verdad se manifiesta en cada plano cuando alguna Inteligencia la capta y la libera en forma positiva en ese plano, o en la Esfera en la cual ella está funcionando por un determi­nado tiempo.

Eficacia del Decreto

La eficacia del Decreto es determinada por la cantidad de sentimiento y convicción que son liberados a través de las palabras y de la claridad de la imagen que se mantiene en el cuerpo mental del individuo decretante que es el que forma el patrón alrededor del cual la energía física del "fíat" hablando se une.
Por ejemplo: la Espada Flameante del Señor Miguel, Ar­cángel de la Preservación, es su propio Sentir Divino y es dirigi­do por su Voluntad y muchas veces por su palabra, a las condi­ciones que requieren asistencia. Si El no tuviese un pensamien­to claro y fijo, su Espada sería vaga, vaporosa, pobremente formada y en ningún momento muy eficaz.

Poder del Decreto

La habilidad del estudiante para visualizar la Actividad que él está decretando que se le establezca o sea establecida a través de él, y la cantidad de sentimiento positivo, o sea, la fe puesta en la eficacia de esa Actividad para obtener el control del Poder en el Decreto. Por lo tanto, el interés del estudiante debe estar detrás del Decreto y su energía debe ser positiva y controlada, si el resultado va a ser de una naturaleza positiva. La cantidad de poder que es liberado mediante el Decreto varía de acuerdo a la naturaleza del estudiante.

Control del verbo

El control de la energía a través de las cuerdas vocales, es determinada por la totalidad de Maestría que posee el indivi­duo sobre el cuerpo emocional. El volumen del sonido no es importante como lo es la calidad del mismo. Por ejemplo los gritos histéricos de una persona tienen mucho volumen pero no están contribuyendo a ningún servicio. Sin embargo, existe el llamado controlado de los Iniciados que puede devolver la vida y que, al aplicar volumen y poder, se sabe que rompe cris­tales y destruye paredes.
Algunos individuos pueden, por su naturaleza, ser extre­madamente positivos en el uso del bajo tono de la Maestría. Otros no pueden transmitir el sentimiento si no es mediante el ejercicio de una cantidad de fuerza física que da seguridad de su cumplimiento a las corrientes de vida. Aquí la libertad es la orden del día. La acción es el requisito de la hora. El control balanceado de la energía, sea esta acompañada por una "voz fuerte", como aquella con la cual Jesús sacó a Lázaro de la tumba o de la Voz del Silencio, mediante la cual el sol "escu­cha" la orden de levantarse cada mañana de su lecho nocturnal.
Cuando el decreto es acompañado con la visualización de la Actividad del Fuego Sagrado que se está invocando, la cuali­dad positiva de la voz del estudiante evitará el sentido de inse­guridad que es algunas veces aparente en la energía de la vida del estudiante.
Un mayor sentido le es dado al grupo, que será revivifica­do en su actividad individual, si el Decreto es dado en una ma­nera firme y correcta.

Decretos

La importancia de un decreto audible descansa en el hecho de que las formas de pensamiento y sentir están revestidas en la sustancia, energía y acción vibracional de la Octava en la cual la apariencia de angustia habita.
Yo quisiera enfatizar que el poder sacado y enfocado a través de la invocación rítmica, que enfatiza el sentir del cuer­po del estudiante, aclara la forma de pensar y construye el "momentum" o impulso en la liberación de la energía, no sola­mente de los seres no escondidos, sino también de los Grandes, quienes siempre responden a tales llamadas. A menos que el grupo en que, uno esté trabajando esté compuesto por Maestros de la Invocación, las fuerzas son desparramadas al cambiar muy a menudo el patrón del Decreto y, de este modo, muy poco es conseguido.
Cuando se me llama a trabajar con un grupo de Chelas, Mi primer esfuerzo es el de centralizar la conciencia de los indivi­duos dentro del Corazón del Fuego Sagrado. Desde este Centro, el poder de la Invocación de las corrientes de vida es más efectiva"Yo conscientemente entro y moro dentro del Corazón del Fuego Sagrado; el verdadero Centro de Mi Ser." "YO SOY la Presencia de Dios dentro del Corazón del Fuego Sagrado y Yo I hablo y Comando con Autoridad." "YO SOY Investido con el Poder de Tres Veces Tres." "YO SOY Investido con el Poder de la Transmutación." "YO SOY Investido con el Poder de la Precipitación."
"YO SOY Investido con el Poder de la Invitación." Finales cortos y claros son preferidos porque ellos sellan el Decreto en el sentir de la energía del estudiante, al igual que las condiciones que están siendo transmutadas. Entonces con el comando y la autoridad de la Presencia dentro del Corazón del Fuego Sagrado, utilice el Poder en un buen Decreto rítmi­co y deje que se construya en "momentum".
"En el Nombre de la Presencia de Dios el cual YO SOY... a través del Poder Magnético del Fuego Sagrado investido en mí. Yo ordeno que..."
En los Decretos, Yo abogo por el uso de patrones de pensamientos constructivos en vez de aquellos destructivos, tales como "huracán", porque todas las actividades de la Naturaleza mentalizadas aumentan la apariencia venidera cuando las fuer­zas de la Naturaleza son desencadenadas.
Si usted estuviese en una posición de tener la visión inter­na abierta un momento, y pudiera ver la tremenda reacción de los seres en los niveles internos, cuando un grupo de la humani­dad, Investida con el Poder Consciente del Fuego Sagrado, envía una liberación rítmica de su energía en un patrón oral, causaría en usted un deseo de permanecer en esa forma hasta que su mundo reconociera su total realización.
La Invocación ascendente completa su patrón en la últi­ma palabra del Decreto y los Seres Divinos empiezan su Ema­nación en la primera palabra de la Aceptación.
En la próxima ola rítmica, la invocación se eleva a la cima del crestón anterior y entonces con el "momentum" de la energía aumentada, penetra aún más en las Esferas Superiores y trae de regreso las Emanaciones amplificadas.
La competencia del Director en llevar la energía a un paso rítmico determina la eficacia del Decreto y la altura que el mismo alcanzará, al igual que el retorno subsiguiente de la Luz de Dios al Mundo de los hombres.

Requisitos para el Logro Divino

El volumen del sonido no es tan importante como lo es el ritmo de la energía. Algunas personas pueden aceptar esto sola­mente a través de la fuerte liberación de la palabra hablada; otros pueden hacerlo a través del sentimiento. Todo depende de la evolución del individuo y de las tendencias de su naturaleza.
Es suficiente decir que el ritmo, la concentración, la clari­dad del bosquejo de la actividad y la suficiente velocidad del tiempo para mantener los cuerpos internos avivados, son los requisitos para el Cumplimiento Divino.
Como no existe un límite a los poderes de la protección de Dios que pueden ser invocados y como no hay límites para el Poder Transmutador del Cristo Cósmico del Amor, usted tiene todo a la mano con lo cual puede sacar, proteger y sustanciar sus esfuerzos en el nombre de Dios.
El Séptimo Rayo
Publicado por Paqui Serrano

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...