miércoles, 2 de septiembre de 2015

Kryon en Hawaii - Retiro Lemuriano - Día 6- Despedida







Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Hawaii, en agosto de 2015
http://audio.kryon.com/en/Hawaii-15-6.mp3


Día 6 - Despedida
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Estoy en un salón con los que han participado de una aventura de una semana en Lemuria. Digo estas palabras para quienes oigan esto y tal vez no comprendan la cronología de todo esto,
o tal vez el lugar. Estamos en un tiempo hermoso, en un lugar de respeto, de recordación y de realización.
Estos son mensajes canalizados; son reales y se dan en este lugar que llamamos Lemuria. Siempre lo será. Esta es la historia de quienes pertenecen a esta isla y afirman que es Lemuria. No es un lugar al que han venido para divertirse; es el lugar en que ellos crecieron, es el origen, la plataforma de lanzamiento del akash, cuando esta tierra era mucho más extensa, cuando se llamaba Mu.
Han visitado el refugio hindú, el monasterio, y han conocido al hombre que representaba esa creencia y ustedes vieron a Dios en él, y ese hombre dice lo mismo. Y su líder dijo lo mismo. 
Y muy pronto, cuando haya una confluencia de sincronicidades, aunque no representen una prueba plena, tendrá una verdad que resuena con ellas, a causa de la confluencia.  A menos que tengan una máquina de viajar en el tiempo, no lograrán una prueba absoluta.  Pero cuando las sincronicidades de la verdad empiecen a rodear incluso lo que nos dijeron en la Isla de Pascua, lo que nos dijeron en Nueva Zelanda, empezarán a ver que puede ser verdad.
En este momento están visitando una energía que muchos de ustedes recuerdan y los llama: es la chispa lemuriana. 
Y esa chispa se siente como una madre. Llama, casi con el murmullo del viento, una serenidad del amor. Algunos pueden decir que la oyen en los vientos alisios en los árboles y que la pueden oír en las olas que rompen sobre la costa. Las palabras repiten una y otra vez: ¡Regresaste! ¡Regresaste! ¡Regresaste!
Para ti puede ser una fantasía, o puede que no.  Esto es de libre opción, querido humano: desconecta al intelectual por un momento, para poder pensar fuera de la caja y tal vez preguntarte: ¿Hay aquí más que lo que yo conozco?  ¿Será posible que haya aquí una energía que me busca, o al menos quiere que yo sepa algo?
La última canalización que les dimos empezó a preguntarles qué va a suceder cuando se vayan de aquí. Les dijimos: Háblennos del futuro. ¿Qué van a hacer con las realizaciones o comprensiones que hayan obtenido aquí? La mayoría de ustedes cree que esto tiene que ver con ustedes en sentido personal. Bueno, sí, así es.  Pero no pueden detenerse allí, y es por una razón. Esto es lo más profundo que vamos a decir y hemos esperado hasta el final para decirlo.  Todas las almas cuyo akash resonó con la chispa lemuriana están aquí frente a mí: eso es lo que los trajo aquí. Y entonces, hay algo que deben saber: cuando se vayan de este lugar al lugar que ustedes llaman su hogar, llevan una R profunda que no hemos mencionado: la R de Responsabilidad. 
Lo que sea que han recibido aquí, no pueden simplemente transformarlo en una canción de cuna para su corazón por el resto de su vida; debe traducirse en una compasión por los otros seres humanos del planeta, y ustedes siguen la cadena de favores. Solamente quien tiene un fuerte akash, el alma antigua, solo el alma antigua puede crear este tipo de energía repetidamente para el planeta. Todo lo que hagan de aquí en adelante, sabiendo lo que saben, hará una diferencia para quienes los rodean.  El planeta obtiene iluminación de a una persona por vez, no a partir de grupos.  Ustedes no tienen grupos iluminados, que obtienen un gran "ajá" todos juntos; es de a un corazón por vez: el tuyo.  De eso se trata la gran transformación.
En la cima de la montaña, cuando Gaia se abrió con lo que hemos llamado luz solar líquida (se ríe) y repiqueteaba sobre la lona, ¿se acuerdan de lo que dijo el swami?  Totalmente aparte de lo que haya dicho Kryon: ¡él no lee a Kryon! El Maestro hindú resumió algo que todos debieran oir; dijo "¡Todo está cambiando!"  ¿No es cierto?  Él lo sabía. Los indígenas del planeta lo saben. Ustedes también. Este ha sido el mensaje, durante años y años. 
¿Qué clase de poder te llevas de aquí?  Poder. Déjame contarte, para que lo sepas, tú que eres responsable.  Te daré una frase:  La consciencia y la acción repetitiva crean sincronicidad y realidad para el planeta.  La consciencia y la acción repetitiva crean sincronicidad y realidad para el planeta. Ahora bien: ¿qué quiere decir eso?  Alma antigua, te lo digo directamente.  ¿Cuáles son tus hábitos? ¿Qué es lo que repites una y otra vez? ¿Cuál es tu conducta?
Estás en el avión, estás en el aeropuerto, estás en casa. La sonrisa ¿es algo que sale automático cuando miras alrededor, cuando ves a los demás, o no?  ¿Lo es o no lo es?  ¿Cuál es la conducta?  ¿Es alegría o no?  ¿O acaso es "pobre de mí"?  O peor: ¿eres la víctima del día porque no llegó tu equipaje? (se ríe). O porque algo es muy pesado, o porque algo duele.  ¿Cuál es tu conducta en el momento? ¿Qué es lo normal en ti?  Cuando ves situaciones, ¿tienes compasión inmediata por lo sucedido, o te quejas al respecto?  ¿Cuál es tu hábito repetido?  Porque aquí te digo, alma antigua, persona poderosa, escucha esto; todos los que estén escuchando deben oírlo.  Lo que sea tu hábito, en eso se convierte tu realidad para ti y para los que te rodean. ¿Qué te parece?  Puedes crear lo que sea que quieras.  Lo que quieras.
Es hora de tomar la chispa lemuriana, queridos, y llevarla y permitirle cambiar los hábitos de los que tal vez ni tomaste conciencia, y que disminuyen el amor de Dios dentro de ti, cuando las personas te miran y dicen "No me gusta mucho esa persona, porque tal vez es un poco extraño." ¿Es así como quieres mostrarte al planeta, "un poco extraño"?
Practica la compasión; comprende lo que todo esto ha significado para el mañana, para ti.
Este grupo nunca regresará a reunirse como es ahora. ¡Son los últimos momentos!  No hay adiós, pero comprendan que cuando se dispersen, habrá una energía que puede permanecer con ustedes. El que está a su lado va con ustedes, aunque no lo conozcan bien; la camaradería de la chispa lemuriana en lo que han experimentado, la belleza de Gaia, las sincronicidades, todo junto repitiéndose, repitiéndose, para mostrarte tu magnificencia cuando te vayas. ¡No permitas que esto se te escape!  ¡Es tarea asignada para ti, llevar lo que has aprendido aquí en forma elegante y elevada y avanzada, y aplicarlo a tu vida y cambiar tus hábitos!
Es la razón para haber venido. Por eso estás aquí en este planeta en este momento; algunos han tenido sincronicidades enormes que los han traído aquí. ¿Van a pensar que fue solo suerte, o fue propósito? Y si hubo un propósito, eso significa que hubo todo un entorno mirándote y diciendo: ¡Haz que valga la pena! ¡Haz que valga la pena!
¡Es hermoso!  No podría ser más hermoso para ti sentarte aquí sabiendo que no es por accidente, que llegó de este modo, presentando las sincronicidades toda la semana para que pudieras admirarlas, para que te cortaran el aliento. ¡No lo olvides! Porque esto es lo que puedes hacer cuando te vayas: podrías cortarle el aliento a otro, pero es la sincronicidad que creas para ellos, la sanación, la familia, el amor, la compasión, los problemas. Maestros; por viejos que sean, por jóvenes que sean. Esa es la belleza de quienes están aquí.
Ese es el mensaje de la semana; es siempre el mensaje cuando estoy en Lemuria.  En un momento escucharán a Kalei.  Ella vuelve a invocar a los ancestros y establece una energía que solo ella puede establecer, con el puente que ella representa.
Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.
Y así es. 
Kryon


Kahuna Kalei:
Ustedes lucen hermosos, tan exclusivamente hermosos; lucen diferentes de cuando los vi la primera vez; lucían hermosos entonces pero ahora son más hermosos. Me honra estar aquí, me honra, y los echaré de menos.
Los antiguos hawaianos, los antiguos del pasado lejano, no teníamos un hogar; cuando nos íbamos de este planeta volvíamos al mundo del espíritu, al makalidi, a las Pléyades. No teníamos creencias de haber nacido sucios; de hecho creíamos que al nacer traíamos un cuenco de luz.  Formen un cuenco con sus manos; ese es un cuenco de luz, y esa luz contiene el amor de los ancestros y el amor del Creador; el cuenco de luz. Cada humano en este planeta lleva un cuenco de luz.
La parábola que tenemos, muy antigua, es que este cuenco de luz se lleva a través de toda la vida. Los niños pequeños lo tienen también. Jugando con los otros niños empezamos a pelear y quitarles sus juguetes, y es como ir poniendo pequeños guijarros en estos cuencos de luz.  Llegamos a nuestra adolescencia y empezamos con los celos y las mezquindades, y tenemos discusiones con nuestros amigos, y ponemos rocas en nuestros cuencos de luz; luego llegamos a la adultez y empezamos a hacer cosas que no tienen integridad, robamos y mentimos, y ponemos más rocas en nuestros cuencos de luz, y antes que nos demos cuenta, apenas podemos ver la luz en el cuenco. 
Pero este universo compasivo y los antiguos tienen una solución. De modo que tomen su cuenco de luz, con las rocas de las cosas que han hecho, y lo dan vuelta; tiren todo eso.  Ahora sostengan ese cuenco y llénenlo con el amor y la luz del Creador, y el amor y la luz de los ancestros, y acérquenlo a su corazón y pónganlo en él, de manera que el cuenco de luz esté dentro de ustedes, y con las manos sobre su corazón digan estas palabras conmigo:  Yo soy magnífico (las personas repiten). Nací magnífico.  Llevo un cuenco de luz dentro de mí: la luz de los ancestros, el amor de los ancestros, la luz del Creador, el amor del Creador. Soy magnífico y lo sé.
Cerraré con una oración para ustedes; la diré en hawaiano y luego en inglés, seguida por un cántico de gratitud.
(minuto 16 del audio hasta 16.50)
Que la presencia y el poder, el amor y la alegría, la paz y la felicidad, la salud y la totalidad, el éxito y la abundancia, y todo el bien infinito que es nuestro sagrado Creador, vayan con nosotros, delante de nosotros, detrás de nosotros, por encima y por debajo de nosotros, a nuestro alrededor y dentro de nosotros, y hagan nuestro camino suave, hermoso y perfecto; que esta oración vuele a hacia lo más alto de los cielos.
Conserven sus manos sobre sus corazones y únanse a mí en gratitud, mientras digo este cántico-oración de gratitud para la multitud que llena este salón, para que puedan ascender. Les agradecemos por estar con nosotros en todo este viaje con amor y luz.
(minuto 17.40 del audio, Kalei canta)
Los amo a todos, mucho; gracias por este amor que me brindan.
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...