domingo, 6 de septiembre de 2015

CARTA ABIERTA A EL SER UNO…





EL SER UNO

CARTA ABIERTA A EL SER UNO… Hola, para quien pueda y quiera escucharme al otro lado. ¿Qué estoy haciendo erróneamente y que hacer para lograr equilibrar el llamado del corazón y la vida material aquí y ahora? Vivo en Los Ángeles - USA. Quiero aportar para el despertar de la consciencia a través de un trabajo espiritual, he estudiado técnicas y métodos para hacerlo. Sin embargo, al no tener la capacidad económica para tomarme el tiempo y esperar poder vivir haciendo este trabajo, debo trabajar para empresas, la mayoría de las cuales no ofrecen productos pro-vida. Por otro lado, ¿Cómo puedo trabajar haciendo lo que amo para mi prójimo y no cobrar por ello? ¿Cómo voy a pagar mi subsistencia y la de mi hijo? Soy inmigrante de primera generación, madre soltera y estoy en tan seria situación económica que tengo dificultades para cubrir las necesidades mínimas como techo y comida. Estoy muy confundida entre lo que llamamos mundo espiritual y material. Deseo ayudar a despertar consciencias, pero ni yo puedo ayudarme para generarme ingresos. Por favor, ¿Qué estoy haciendo equivocado y qué debo comprender para vivir en balance?... María Rosa.

RESPUESTA: Estimada María Rosa… Su deseo de ayudar y dar su energía a los demás es el sentir de muchas personas en este planeta. A veces quisiéramos dejar, abandonar el mundo materialista de necesidades y dedicarnos de lleno al mundo que nos gustaría vivir, pero en medio de todo, debemos entender que vivimos en una realidad de obligaciones, deberes y responsabilidades, por las cuales la vida nos arrastra sin permitirnos realizar los deseos que nacen del corazón y alma. La necesidad de dar y la necesidad de subsistir no combinan y ese es el gran conflicto trascendental, que la mayoría de seres se deparan en el momento de afrontar sus necesidades internas.

Ante todo debemos analizar con mente analítica y lógica las posibilidades positivas y negativas que la vida nos ofrece para realizar un deseo. No es simplemente “Desear” es acompañar el deseo en el tiempo cierto y en el momento correcto. Tener las herramientas y las posibilidades adecuadas, que nos permitan la realización de ese deseo. Muchas veces el deseo se presenta en nuestra vida en un momento inadecuado, donde no estamos preparados o peor aún, no tenemos ninguna posibilidad o medios para ejecutar el deseo. La idea en nuestra mente siempre es más rápida que la realización de la misma. Nuestra mente vuela a mil por hora y al pensarla, ya nos imaginamos cumpliendo nuestro deseo y sintiendo la felicidad que ello nos proporciona. Es aquí, donde se pierde el equilibrio y el pensamiento se desfasa entre pensar y realizar, es donde perdemos la brújula y creamos fantasías en la energía del pensamiento.

Este desfase, esta falta de equilibrio es lo que nos va a causar un gran sufrimiento, porque nos damos cuenta que el deseo que tanto anhelamos, no puede realizarse por la falta de recursos. Entonces la mente reacciona negativamente, comienza a elaborar energías-pensamientos de: Impotencia, desánimo, frustración, tristeza, ira… la vida que tenemos y todo lo que nos rodea nos parece feo y oscuro. El trabajo para subsistir se vuelve tedioso, pesado y obligatorio. Nuestro carácter se transforma en amargura, monotonía, no hay alegría de vivir y no hay ánimos de hacer. Caemos entonces en la tristeza y el desánimo. Nada nos anima, ni siquiera la hermosa realidad de ser madre de un ser maravilloso que el universo nos mando.

¿Se ha preguntado si usted está lista y preparada para ayudar a los demás?... El universo le está hablando y usted no está entendiendo. EL SER UNO nos dice: “Todo lo que les produce angustia, intranquilidad, desasosiego, incerteza y más es porque no están en el camino correcto… Paren, reflexionen, retrocedan y comiencen todo de nuevo”… ¿Qué significa?... Que antes de pensar en sanar a los demás, deberá sanarse a sí misma. Antes de pensar en ganar dinero a través de sus pacientes, deberá primero ganarlo por esfuerzo, de esta manera sabrá lo que significa ejecutar una idea, un plan de trabajo y partir a la realización de su deseo. Antes de pretender ordenar las emociones de los otros, tendrá que ordenar primero su vida y sus propias emociones que están bastantes complicadas. Antes de volcar su trabajo hacia los seres-humanos, tendrá que comenzar primero por usted. Antes de arreglar el camino de los demás, deberá enderezar su propio camino.

Es un trabajo arduo que tendrá que hacer. Continúe su vida, su trabajo, su familia. Viva con alegría, en armonía, paz y amor. Realice su trabajo y ofrézcalo al universo, para que día a día aumente su aprendizaje y pueda con su amor avanzar, esto le permitirá una mejor entrada económica que le dará calma y sosiego. Pida al universo que le indique si su deseo es el camino correcto o no. Practique la paciencia, aprenda, lea, culturícese en el sendero espiritual, adquiera el Conocimiento y Entendimiento de la naturaleza humana, esto le permitirá conocerse y conocer a los demás. Despierte con su trabajo interno los siete sentidos del alma. No se presione, lo que debe ser será. El sendero de la vida, está empedrado de experiencias y vivencias, estas cualidades son las motivaciones y herramientas que usted necesita para que la ayuden, porque a través de ellas, crecerá y su trabajo interior llegará a la madurez necesaria para saber los tres motivos importantes que la impulsan: Primero: Si realmente su deseo de ayudar nace del corazón y alma. Segundo: Si su deseo se ha generado por el Ego y la necesidad económica. Tercero: Si la necesidad del deseo se activó del DESEO-PROCREADOR basada en una misión personal y egoísta o del DESEO-CREADOR de una auténtica misión cósmica… Analice y Reflexione… 

Camino del Ser.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...