lunes, 13 de junio de 2016

El Proceso de Transmutación de la Substancia. parte 3 (Vicente Beltrán Anglada)


V.B. Anglada
El Proceso de Transmutación de la Substancia. III


Estamos andando quizá por caminos no trillados, pero no duden ustedes que en el fondo del corazón existe una verdad eterna que dice “sí” a todo aquello que es verdadero y que automáticamente dice “no” a aquello que es falso, es la voz del corazón- Es la voz que nace cuando hay una integración perfecta de principios, cuando la inteligencia funciona adecuadamente, cuando la voluntad está libre de la imposición de los elementos, ¿por qué?, porque está dominando sencillamente los elementos, está creando un campo magnético —si ustedes me permiten esta expresión— en el éter, creando un misterio que debe ser revelado a los demás, y a ello se le llama inspiración, y se expresa por medio del verbo, la palabra, y todos podemos expresar esta palabra después de hacer un vacío en el seno del éter donde estamos inmersos. 

Así que tenemos una gran responsabilidad por el solo hecho de aceptar —aquellos que lo acepten como cosa real y natural— 
el principio de que estamos inmersos en un éter y que este éter está ocupado por una multitud de vidas que desconocemos, y que estas vidas son las que traen a nosotros un control o un descontrol, un equilibrio o un desequilibrio, una paz o una guerra, un principio de unidad o un principio de separatividad, ya estamos nuevamente hurgando en el misterio del Ángel del Umbral y del Ángel de la Presencia, porque están dentro de nosotros. Cuando la mente está actuando positivamente en el éter, está atrayendo unas substancias inteligentes, un campo magnético que crean esas substancias a nuestro alrededor que nos aísla de todo complejo de mal, y cuando estamos inmersos en los grandes problemas sociales o individuales o personales o familiares, estamos al mismo tiempo atrayendo una considerable cantidad de elementos y energías que constituyen un campo gravitatorio que es el germen donde se apoya, crece
y se desarrolla el Guardián del Umbral. ¿De quién depende entonces el proceso estructural de la vida? Todo lo tenemos a nuestro alrededor, solamente debemos desarrollar la capacidad de recibir lo mejor y de rechazar lo peor, lo bueno y lo malo, las tinieblas y la luz están constantemente dentro del corazón humano, en este vaivén del principio de analogía hermética de polaridad. 
Cuando nos quedemos centrados en un punto estable, cuando el mecanismo de recepción de las energías, cuando el poder de la mente tenga abiertos los cauces de la intuición, cuando el corazón sea casto, cuando el sentimiento haya logrado penetrar dentro de la radioactividad divina, cuando pueda expresar un sentimiento realmente creador, entonces podremos decir que estamos en contacto con estas fuerzas angélicas de la naturaleza, y que ellas colaboran con nosotros para que nosotros como seres humanos realicemos aquel arquetipo para el cual hemos sido programados. Este es un proceso que hay que estudiar de una manera no mecánica, (sino) de una manera sentida, sintiendo que el corazón… (se produce un corte de sonido) … Dios cósmico puede ser el cuerpo emocional de no importa qué Logos Supercósmico, por el cual, está la cosa de una manera que va extendiéndose la mirada por el infinito, que hay que reconocer que el hombre no puede señalarse una meta porque es perderse y es perder de vista lo insondable de lo eterno. ¡Sí!, podemos, debemos, vivir todas las dimensiones del espacio, por eso las conversaciones esotéricas, las conversaciones que tienen que ver con la unidad, no de pensamiento sino de alma entre nosotros, debe capacitarnos para hacer un vacío dentro del éter contaminado por los pensamientos y por las emociones degradantes, y reconocer, 
vía el espíritu, que realmente podemos y debemos dominar estas dimensiones.

Para más aclaración, señora, la cuarta dimensión que tanto está la ciencia tratando de buscar y que todavía no ha alcanzado, es el cuerpo emocional, es el plano emocional. 

Que la quinta dimensión es el plano de la mente, si somos autoconscientes mentales, no simplemente conscientes mentales, sabremos de lo qué es realmente el quinto principio cósmico a través de la mente de Dios, que es el quinto plano de la naturaleza, y que se manifiesta como mente en nosotros. 
Y si vamos ascendiendo todavía más, vienen las otras dimensiones, y a través de un proceso místico, llamado iniciación, vamos penetrando estos misterios, a través del cómputo, digamos, correcto, claro y concreto de esas dimensiones, poder establecer un contacto vía cerebro y no ya vía intuición, sino que la intuición ha establecido un contacto tan perfecto con nuestra mente, y la mente la ha transmitido tan fielmente en el cerebro que podemos vivir constantemente en el estado de samadhi, en el estado puro de iluminación. 
Y esto es lo que hacen los grandes Maestros de la humanidad, sean reconocidos o no, pero un Maestro de esta categoría quizá lo encontremos por la calle y no sepamos reconocerle, porque así viene la palabra santa: “Pasará el Maestro por tu lado y tú no lo vas a reconocer”, porque estás en otra dimensión. 
Hay que estar en la propia dimensión del Maestro para que el discípulo pueda reconocerlo, si no es así, no existen discípulos, discípulo es todo aquel ser capaz de establecer contacto consciente con el Maestro en su propia dimensión. 
No tiene que esperar nunca que descienda el Maestro, debe ser el discípulo quien debe ascender por la ruta del arquetipo hasta decir: “Yo estoy aquí, Padre, hágase tu voluntad”, que es la memoria mística de todos los grandes buscadores e investigadores de las leyes del espíritu.

Interlocutor.— ¿Este sentido puede ser consciente o inconsciente, el contacto con el Maestro?

Vicente.— Realmente no se puede establecer contacto inconsciente con el Maestro.

Sra.— Quiero decir, en estado de vigilia o en estado de sueño.

Vicente.— En estado de sueño sí, pero eso no es inconsciente, eso es consciente, ¡eh!

Sra.— Sí, eso quería decir.

Vicente.— Se puede establecer contacto con un Maestro, y cuando esotéricamente hablamos del Maestro nos estamos refiriendo a un ser que ha trascendido la vida humana, y que por tanto está viviendo en un plano al cual solamente tiene acceso aquel que por vía mística ha logrado controlar sus cuerpos y ha establecido un vínculo, un antakarana, de relación entre su mente y la mente poderosa del Maestro.

Sra.— Quiere decir que en este estado él se acuerda, cuando no nos acordamos no ha pasado nada.

Vicente.— Sí, sí, exacto, es decir, que no hay ninguna experiencia realmente espiritual y mística que no deje sus señales en el cerebro o en el corazón. 

De ahí que hay que liberarse de la ilusión de haber establecido contacto con el Maestro. No hay que ser nunca extravagante en estas cosas, no podemos establecer contacto con el Maestro si no estamos en su propia dimensionalidad, hasta donde él se digne descender, y nunca será más abajo del plano mental superior. Así que todas los sistemas de yoga, todos los sistemas de entrenamiento espiritual-esotérico, y todas las escuelas esotéricas del mundo, están preparando al hombre sólo y únicamente para que pueda establecer contacto con el ser superior que llamamos el Ángel Solar o el arquetipo humano, porque una vez se establezca contacto con este vínculo de relación, con esta Alma o Yo Superior, entonces se puede afirmar sin duda alguna que desde aquí es fácil establecer contacto con el Maestro, y entonces el Maestro puede dar su mensaje a su discípulo y el discípulo a su vez lo transmite al mundo, a todos los seres humanos. Es la Ley, y siempre ha sido así y siempre será así, es la afinidad de los arquetipos celestes.

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada
En Barcelona, 12 de Abril de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) 14 de Diciembre de 2007
http://www.sabiduriarcana.org/

http://trabajadoresdelaluz.com.ar/
http://noarosauniversoespiritual.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...