viernes, 11 de marzo de 2016

La Presencia Yo Soy y la muerte física

Tomado de  "  La Mágica Presencia "



La llamada muerte no es más que una oportunidad para descansar y re-afinar las facultades de la conciencia personal. Esto se hace para liberarlas del torbellino y discordias de la Tierra el tiempo suficiente para que reciban una Infusión de Luz y Fortaleza, lo cual capacitará a la actividad externa de la mente para reasumir una vez más el trabajo de la experiencia física. La encarnación física tiene el propósito de preparar, perfeccionar e iluminar un cuerpo cuya acción vibratoria puede elevarse para mezclarse con el Cuerpo de la Magna Presencia YO SOY. Nosotros la llamamos " La Mágica Presencia"  .El Amado Jesús hablaba de Ella en términos de "  la Túnica sin Costuras"  .

En este cuerpo-que está hecho de Pura Sustancia Electrónica-, el individuo está totalmente libre de toda limitación, y mediante una devoción intensa hacia la Magna Presencia YO SOY, cualquier individuo puede descargar Su Poder hasta el punto de poder ver este Cuerpo Flamígero de sustancia-tan Deslumbrante que al principio sólo se le puede ver por un segundo a causa de la Intensidad de Su Luz. A través de semejante devoción, el individuo comienza a manifestar más y más de su propio Dominio Consciente sobre toda manifestación. Este es el Derecho Natal Eterno de todo ser humano, y constituye el propósito por el cual todos decretaron el viaje a través de la experiencia humana.

Cuando el que esfuerza por dicha Liberación ha llegado al punto en que descarga instantáneamente la cantidad de Luz que se le antoje desde su Cuerpo Electrónico mediante su propio comando consciente, entonces podrá controlar toda manifestación sin importar en qué esfera escoja expresarse. No hay más que observar el mundo en general para percatarse de lo que la discordia en pensamiento y sentimiento le hace a los bellos cuerpos que la Naturaleza nos brinda para nuestra experiencia en la parte física de la Vida. En la niñez y juventud, la estructura de carne del cuerpo físico es bella, fuerte y obediente a las exigencias que se le hacen; pero cuando se le permite a los pensamientos y sentimientos discordantes que se expresen en el yo inferior a lo largo de los años, al transitar por la vida el cuerpo se va marchitando y el Templo queda en ruinas-todo porque la conciencia externa en vigilia no le obedece a la Ley Una de Vida: ¡AMOR,ARMONIA,PAZ!.

Llámalo como quieras, la Verdad Eterna sigue siendo que la discordia es otro nombre para desintegración-un sinónimo de muerte. Cuando la humanidad aprenda a vivir su Vida mediante la Eterna Ley Una del Amor, encontrará que semejante obediencia la habrá liberado de la rueda de nacimiento y muerte y por ende, habrá desaparecido el problema de la existencia humana. Su lugar será ocupado por el Júbilo de expandir constantemente la Perfección que por siempre mora dentro del Amor. La nueva Creación constante se dará por siempre, ya que la Vida es Movimiento Perpetuo y no dormita ni duerme, sino que es siempre y por siempre una Corriente Auto-sostenida de Perfección en Expansión con Júbilo, Éxtasis y un Designio Eternamente Nuevo. Esta Actividad Perfecta y Júbilo de Vida están todos contenidos dentro de la Obediencia a la Ley del Amor.

El último enemigo, la muerte, habrá desaparecido, ya que no es más que el medio para liberarse de un vestido que ya no tiene nada de valor que a Perfección de la Vida pueda utilizar. Cuando el cuerpo se incapacita de tal manera que la personalidad que lo ocupa ya no puede hacer más esfuerzos Auto-Conscientes para expresar la Perfección, entonces la Naturaleza en sí mete la mano en la cuestión y disuelve la limitación, de manera que el individuo pueda tener una nueva oportunidad de hacer esfuerzos que sean beneficiosos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...