martes, 8 de septiembre de 2015

No pierdas la confianza en ti mismo, ni durante las noches más oscuras

 
 
Todas las diversas llamas de Dios contienen inteligencia divina o conciencia. Están al tanto del otro cuadro más grande, saben qué es lo mejor para vosotros, y hay guardianes, literalmente cientos de miles de maestros, millones de maestros que trabajan con cada una de las llamas. La inteligencia divina sabe lo que en última instancia es para vuestro mayor bien.
Quererlo a vuestra manera es como decir: “Mira, Dios, yo quiero esto, pero lo quiero a mi manera, aun cuando en última instancia no sea para mi mayor bien.” Entonces, si insistís, no os sorprenda que lo consigáis. Dios siempre quiere concederos los deseos de vuestro corazón, y puede que pronto descubráis que esto no es realmente lo que necesitabais en primer lugar. Esas llamas quieren traer a vuestra vida el más magnífico resultado, pero si vosotros estáis decididos a conseguirlo a vuestra manera podría, simplemente, manifestarse.
Cuando mostráis tal determinación a conseguirlo de vuestro propio modo el universo, a menudo, os lo dará, y varios meses o años más tarde podríais descubrir que perdisteis el tren sobre algo mucho mejor.
Recordad: la falta de confianza fue la energía de la caída original de la conciencia de la humanidad, y el precio que todos habéis pagado por esa falta de confianza ha sido, realmente, muy alto y doloroso. Esta necesidad de querer estar siempre al mando, en lugar de estar en la “permisividad” de lo que es en la Tierra, ha creado mucho dolor y retrasado vuestra evolución. El aspecto superior de “Vosotros” os ama totalmente y no quiere nada más que vuestro bien, vuestra felicidad y llevaros de vuelta a casa hasta el paraíso y la maestría. Este aspecto superior de “Vosotros” sabe exactamente cómo puede traer a vuestra vida las iniciaciones y circunstancias que abrirán de par en par las “Puertas de Todo” en vuestras vidas, el camino más rápido. Debido a vuestra resistencia constante a despejar los caminos de las grandes rocas y desprenderos de vuestros miedos, habéis creado frente a esa puerta, por vuestra negatividad acumulada, las anteojeras que no os dejan percibir ni ver esa maravillosa entrada que podría haber estado disponible para vosotros desde el primer momento.
Aun cuando tengáis que atravesar por un tiempo algunas noches oscuras, rendiros a la voluntad divina, mis bienamados amigos. Desprendeos de los temores y confiad en el proceso.
A la gente le da miedo experimentar la oscura noche de su propia creación. Lo que en un principio sumió a las personas en conflictos fue esta falta de confianza. Cuando la gente decidió que ya no deseaba confiar en que Dios les alimentase tres veces al día y decidieron, en lugar de ello, procurarse sus propias comidas esto es exactamente lo que sucedió.
Y así es como empezó todo, con pequeños temores y conversaciones consigo mismos como ésta, y los miedos y la falta de confianza fueron haciéndose, a la larga, cada vez más grandes y mayores a medida que pasaba el tiempo.
Ahora, varios miles de vidas después, ya no existe esa confianza y casi todo el mundo vive con temor y carencia de alguna clase. Ahora es iniciativa vuestra desandar, en forma de pruebas e iniciaciones, todos los pasos que habéis dado en esa falta de confianza y aprender a confiar de nuevo, siempre a pesar de las “apariencias”. Al final de las iniciaciones todas las “grandes rocas” de vuestra propia creación que están frente a la “Puerta de Todo” se habrán disuelto, y seréis libres e invitados a “entrar”. Estaréis, finalmente, en casa.
¿Esto es lo primordial con la curación que es necesario que tenga lugar en todos nuestros corazones y almas?
Exactamente. Y, pronto, la humanidad va a comenzar a aprender sus lecciones de modos mucho más grandes. En este planeta sucederán acontecimientos y la gente va a tener que tomar grandes decisiones, las más grandes decisiones de muchas vidas juntas. Pronto vuestra Madre Tierra ya no tolerará más el tipo de separación que ha tenido lugar aquí, en Su cuerpo, y la gente va a tener que “entrar en vereda o largarse”. El nuevo orden mundial para este planeta no es lo que están proyectando vuestros líderes mundiales, sino que será una vida en total unión con el Yo-Dios y con el Creador. Muy pronto se restablecerá aquí el orden divino, guste o no.
Los acontecimientos que parecen ser injustos son generalmente reflejos de la conciencia de las personas. Se crean siempre con las energías de la conciencia colectiva. Por ejemplo, en vuestro país hay mucha gente a la que no le gusta vuestro gobierno, no quieren involucrarse en ninguna actividad política porque se percibe como algo demasiado negativo. Tenéis libros y libros, sitios y sitios web, en los que se describen todos los males y la corrupción de vuestro gobierno. Si bien lo que se escribe y presenta al público es generalmente cierto, porque es cierto que vuestro gobierno está corrupto hasta la misma médula, pero es necesario que recordéis que vuestros gobiernos siempre reflejan o hacen de espejo de la conciencia del colectivo de su pueblo. Cuando éste eleva colectivamente su conciencia a unos estándares e integridad superiores ya no atrae a esa clase de gobierno que vosotros tenéis ahora. Esto no es únicamente para los EE.UU., sino que es aplicable también a la mayoría de países de este planeta.
Cuando viene un cataclismo es lo mismo. Los cataclismos no son nada más que el modo que tiene la naturaleza de limpiar la negatividad creada por la conciencia del colectivo. No honráis a la Tierra, destrozáis su cuerpo, creáis mucha polución, utilizáis sus recursos imprudentemente, y al hacerlo creáis todos grandes reservas de energías negativas que tarde o temprano deben ser liberadas y limpiadas mediante los cataclismos que a menudo experimentáis en vuestro país.
Cuando estas reservas de energía negativa se vuelven demasiado insoportables de asumir para el planeta emergen para su redención, para ser purificadas como cataclismo. Cuando se manifiestan se hallan cargadas de oleadas y oleadas de Llama Violeta, llenas del fuego de Dios que purifica. Tras una guerra hay una enorme cantidad de karma personal y planetario que ha sido equilibrado. Es sobradamente cierto que han sufrido un montón de personas, pero en el proceso éstas estaban equilibrando también su propio karma personal. Tras la Segunda Guerra Mundial, en que se equilibró tanto karma en el planeta, se abrió el camino a la expansión y la nueva tecnología y a la vida más desahogada que estáis disfrutando hoy. Aunque la vida pueda seguir resultando difícil a muchos de vosotros, es más fácil de lo que ha sido en miles de años.
¿Quieres decir que todo lo que nos ocurre, desde nuestras relaciones más personales, como sociedad, como cultura, como país, son todo espejos que reflejan la conciencia propia y la colectiva?
Todo cuanto ocurre, ya sea a nivel personal o global, o en una ciudad, o tanto si es una erupción volcánica como un terremoto, está reflejando casi todo el tiempo la energía negativa que las personas están albergando en su interior. Refleja la ira, los miedos, las decepciones, la avaricia, las injusticias humanas, el profundo pesar, etc. que la gente está albergando en el interior de su alma. Todo ello son reflejos, nada más que simples reflejos exactos de lo que se creó a nivel humano.
La mayoría de la gente no entiende cómo creamos nuestra realidad. Dicen que si ellos crearan su propia realidad crearían el cuerpo perfecto, dinero abundante, la casa perfecta, la pareja perfecta, etc.
Existe una diferencia entre aprender una lección de un modo suave, como, por ejemplo, cuando alguien os ofrece una sabia guía que vosotros aceptáis y recibís la comprensión, y tener que vivir una experiencia muy difícil con el fin de recibir la misma comprensión. ¿Veis la diferencia? La Llama Violeta puede llevaros a un espacio donde podáis aprender vuestras lecciones de un modo muy amoroso y suave, donde resulta fácil aprender -y, aun así, aprendéis— las mismas valiosas lecciones. En ningún momento tiene por qué ser tan doloroso y difícil como aquello que estáis eligiendo experimentar en este momento como vuestras lecciones. Vuestra resistencia a abriros a maneras más elevadas y más fáciles es lo que crea la crudeza en vuestras vidas.

Otra invocación a la Llama Violeta.

He aquí otro modo en que podéis utilizar la Llama Violeta para el mundo que os rodea. Podéis realizar con firmeza una invocación y decir:


“En el nombre del gran Yo Soy, llamo al bienamado Saint Germain, el guardián de la Llama Violeta, a saturar el mundo de oleadas y oleadas de Fuego Violeta, a infundir cada partícula de vida, a cada hombre, mujer y niño/a de este planeta en un campo áurico de Llama Violeta para protegerlos y despertarlos. Pido que esta acción sea mantenida hasta que se restablezca la perfección. Y así sea.”
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...