jueves, 3 de septiembre de 2015

Reflexiones: “Adora a tu Ser Diamantino” por Loto Ballard

.: .

Todas las grandes mentes iluminadas, están de acuerdo en que el Dios-Uno en cada uno de nosotros es: Libertad, Todo poderoso, Toda-la Sabiduría, y esta presente en todas partes; que es nuestra vida en todo los impulsos Buenos, Verdaderos y armoniosos y es por lo tanto La Perfección.
Uno pensaría que cuando damos a este tema nuestra atención, lo podemos comprender como un hecho evidente en sí. Que es la parte más importante de nosotros y, por lo tanto, debe recibir la mayor porción de nuestro tiempo, energía, y esfuerzo. Todavía, hay muchas personas que nunca dedican un pensamiento, hora o atención a la única fuente de la cual viene nuestra felicidad. A menudo fallamos en pensar en nuestra Fuente o en inquirir en las Leyes que gobiernan nuestras vidas y asuntos hasta que un cierto problema, más que ordinariamente molesto, demanda solución.
Las cosas más grandes del universo se hacen en silencio absoluto. Cuando la naturaleza, logra sus maravillas más grandes, trabajos en silencio.
El Ser Diamantino ha sido referido como "la Voz del Silencio". Quizás suena como una paradoja, si embargo es la absolutamente verdad. Si cada uno de nosotros tomara algunos momentos varias veces al día, y se sentara calladamente y escuchara el silencio adentro de nuestros propios cuerpos, recibiríamos mucho descanso e iluminación con un esfuerzo muy pequeño.
Si, durante nuestros momentos de contemplación interna, agradecemos, elogiamos y bendecimos a nuestro Ser Diamantino por las muchas cosas buenas que estamos recibiendo cada momento, o si apenas damos alabanzas por el bien que hay en cada experiencia que estamos pasando, mientras que pasamos por ella, estaríamos asombrados del aumento en las bendiciones que atraeremos en nuestras vidas. La Biblia dice eso: ". . . el Cetro no se apartara de Judah, "y Judah significa alabanza.
La alabanza mantiene al ser humano en una actitud de expansión, porque es el dar hacia afuera, lo que abre el camino para que el Ser Diamantino vierta hacia adelante los regalos del Reino. El amor, la alabanza, y las bendiciones son el tao, o el camino sobre el que el que el Ser Diamantino envía sus glorias a la manifestación. Es el imán que envía hacia abajo a la consciencia individualizada, la Perfección del Absoluto. El servicio, cuando está dado amorosamente, es también un imán para que el Cielo se manifieste en la tierra. Pues como el Ser Diamantino ha manifestado una forma para cada uno de nosotros, a través de quien vierte fuera su perfección, permitámonos cada día, darle a él por lo menos, tanta atención y tiempo como hacemos al comer nuestras comidas.
Si decidimos conseguir una educación a lo largo de cualquier línea particular en el mundo físico, o fuera, intentemos dar por lo menos una tercera parte del tiempo a educar y a adaptar a nuestro ser humano a la recepción de la instrucción e iluminación interna. Esto es posible y se logra lo más fácilmente con amor, alabanza, y la expresión de la gratitud al Ser Diamantino. Una poca práctica continuada convencerá el más escéptico del lado práctico de este esfuerzo. El abogado pasa muchos años, dando todo su tiempo cada día, al estudio de lo que llamamos leyes humanas. El psicólogo da la misma cantidad de tiempo y de energía al estudio y a intentar entender las leyes bajo las cuales la mente humana funciona. En la escuela, nos enseñan los leyes de esto, y eso y aquella, otra operación física en las (matemáticas).
Consideremos lo que la misma cantidad tiempo y energía dedicada a conseguir la familiaridad con lo que nuestro Ser Diamantino hará por nosotros. Una hora cada día, di, unos treinta minutos por la mañana y treinta minutos por la tarde, en amor, adoración, alabanza y en comunión con nuestro Ser Diamantino – preguntándole que nos hable sobre sí mismo y que ilumine todas las cosas para nosotros mientras entramos en contacto con ellas cada día - nos traerá un crecimiento más permanente, una felicidad y una realización mayor que cualquier estudio físico que nos pueda complacer.
Definitivamente consigamos conocer a nuestro Ser Diamantino, que después de todo es la Casa del Poder del Universo. La manera más rápida es a través de la alabanza, amor y gratitud; y aunque sea por lo poco que damos, recibimos infinitamente de regreso. No hay cosa tal como fallarle al Ser Diamantino.
A los que tiene camaradería con el Rey de Reyes, no hay ninguna oposición. Vayamos a la escuela una vez más, convertidos en pequeños niños y seamos enseñados por El que todo lo sabe. No habrá nada que no podamos hacer cuando hemos aprendido que él es el único Hacedor.
Si nos atrevemos a dar vuelta lejos de nuestros sentidos conscientes y escuchamos la Voz que habla en el silencio dentro de nosotros, viviremos en el corazón de nuestro ser. Allí nos demostrarán y enseñaran lo que nunca en toda la eternidad se puede aprender en el mundo. El Ser Diamantino, sabiéndolo todo y teniendo todo bajo control, puede destellar a nosotros en un instante un curso entero de la vida y la experiencia. Esto no significa que debemos dejar la mente externa imperfecta por la educación y el cultivo del intelecto. La mente humana debe ser enseñada en orden, sistemáticamente y enfocando las energías a un solo punto. Significa, sin embargo, que debemos dar por lo menos tanto tiempo y atención a eso que es permanente como también a eso que cambia.
El Ser Diamantino es la única fuente de la felicidad permanente. Todos estamos buscando eso, y él que será, podrá entrar dentro y será enseñado por el Conocedor de todo el conocimiento. La alabanza, el amor y la gratitud por el bien que existe en todo, moverá montañas. Es el camino real a la Paz, a la Felicidad y a la Perfección.
Mientras damos toda nuestro tiempo, atención y energía al pequeño ser egoísta y a sus deseos humanos, nosotros no tenemos ningún derecho a esperar que las buenas cosas de la vida nos sean dados por el Ser Diamantino. Hasta que estamos dispuestos a dar a este Ser más grande todo lo nuestro, y a ponerlo primero, nunca necesitamos esperar ni tener ningún derecho de pedir nuestra libertad y felicidad. Por lo tanto, hay solamente una ley verdadera en la vida y ésa es: Ser leal a tu Ser Diamantino. ¡Halágalo! ¡Bendícelo! ¡Venéralo! ¡Adóralo! Ponlo primero sobretodo y abrirá las puertas e inundara y verterá fuera los tesoros más allá de tus sueños más amados. Lealtad a él es todo lo que demanda de ti y de mi y eso no es más que lo que un hombre de negocios ordinario pide de los empleados a quienes él les paga su dinero. Seguramente podemos ser tan justos en nuestra actitud a este hermoso Dador de cada regalo bueno y perfecto como somos en el mundo de los negocios.
Por lo tanto, alaben, alaben, y alaben a su Ser Diamantino durante cada momento al despertar. Experimenten lo que significa ser un niño del Emperador del universo aquí y ahora, física, mental y espiritualmente. Así el Reino del cielo será hecho manifiesto en la tierra bajo la Gracia en Su nombre y Servicio.
"El Amor es la fuerza más grande del mundo, y el amor del amigo y compañero es el amor más grande, porque amar al hombre es amar a Dios."
"Que seas bendecido con una comprensión de corazón, porque la comprensión es la puerta a la Sabiduría."

por Loto Ballard
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...