lunes, 31 de agosto de 2015

Vuestra liberación, por Madre Béatrice



Vuestra liberación, por Madre Béatrice
Mis bien amados,
Sean cuales sean los sufrimientos que vivís en este mundo, los sufrimientos relativos al cuerpo de la personalidad, todos ellos os llevan a la Liberación. Estoy muy cerca de vosotros y en vosotros para permitiros amortiguar, en el momento de nuestros encuentros y en este instante, el Choque colectivo, si puedo llamarlo así.
El Cara a Cara con vosotros mismos puede revelar un cierto desajuste que en todos los casos, os conduce a separaros más de todo lo que os obstruye, de todo lo que no es la Verdad, sea lo que fuere que habéis creado en vuestras vidas. Esto no significa que tenéis que dejarlo todo, abandonarlo todo. Esto os hace cambiar de punto de vista y os hace ver cada vez más claro en vuestras vidas.
La liberación firma vuestra precisión para establecer lo que sois en Verdad y esto sucede sobre este mundo. Vosotros lleváis el Nuevo mundo, lleváis el mundo de la Unidad. Emanáis todo alrededor de vosotros, tal como una estrella brillando por la noche, el corazón universal. Incluso si sois llevados a vivir las confrontaciones con la ilusión, con el antiguo esquema de existencia, esto no cambia estrictamente para nada la intensidad, el resplandor de lo que sois. Vuestra radiación permite alumbrar y recalentar el corazón de todos vuestros hermanos y hermanas que todavía duermen y si algunos se niegan a Ver, a pesar de la Presencia, esto permanece tan solo como una apariencia. No estáís aquí para cambiarlo.
El Amor toca en las puertas y las puertas pueden abrirse, como pueden permanecer cerradas o cerrarse. No sois de ninguna manera responsables de la reacción de cada uno.
Vosotros sois el sol que ilumina el mundo. Estáis por todas partes. Reitero que no sois de ninguna manera responsables del sufrimiento de vuestros hermanos y hermanas, sea éste físico o psíquico. Aunque tengáis lazos de sangre o estéis atados por el Espíritu, esto no cambia nada. Podéis aportarles solamente la Alegría y la Completitud de lo que sois, cubrirles con vuestras alas. En todos los casos, hasta los sufrimientos más extremos os conducen a la Libertad.
La Conciencia que vosotros sois es Precisión. Ella es Coherencia, tal como la espada de la Verdad que viene para despertar a los letárgicos, a todos los que todavía creen en el juego de la matriz, todos los que todavía se enganchan en las creencias, sean éstas políticas, sociales, médicas, económicas y religiosas. Todas ellas os atan a la personalidad. Todas ellas se adhieren a la gran mascarada de este mundo. Mascarada que se disuelve instantáneamente ante la Majestuosidad de lo que vosotros sois.
Así el Gobierno divino penetra este mundo y consume naturalmente lo que no es la Verdad. Vosotros no podéis pretenderos divinos y continuar jugando con las leyes de este mundo, continuar jugando con vuestra personalidad. No podéis continuar alimentando un mundo que no existe.
Así, todos sois llamados a vivir la Coherencia de cada segundo. Vuestra respiración es o deviene Precisión. Ella no lleva ningún peso de la ilusión. Ella tan solo constanta la ilusión sin de ninguna manera estar implicada.
Vosotros sois el Verbo creativo. Vosotros sois yo y yo soy vosotros. Sois la precisión de cada instante. Esto implica que habéis lavado vuestras vestiduras en Cristo. En el eterno Instante, no hay sitio para la menor parcela de sombra. Estáis invitados a vivir esto.
No hay pues ninguna duda que tener y ninguna aprehensión que vivir en la eterna Presencia que vosotros sois. Es vuestra herencia, si puedo llamarlo así. La Eternidad es vuestra esencia. No hay por lo tanto ninguna búsqueda a emprender para vivir libres. Es vuestra naturaleza de todo tiempo y de todo espacio. Desde nuestro punto de vista, es más bien una coacción, una presión el hecho de vivir en la estrechez de la personalidad porque el mental - ego que la anima pasa su tiempo quejándose y proyectando.
Por supuesto, no es porque estéis rodeados de hermanos y hermanas perdidos en los juegos de la personalidad que tenéis que abandonarles. Vosotros habéis sido ellos pero no lo sois más a partir del momento en que volcasteis en la Eternidad. Ellos necesitan de vuestra iluminación para salir de la ilusión.
La Compasión también pasa por vuestra actitud, por las palabras y el modo de expresaros porque en la mayoría de los casos, os encontráis sobre esta tierra tanto a seres heridos, como a seres con un gran sufrimiento o en la vulgaridad del orgullo. La Presencia es bálsamo y transparencia. Para responder a algunos, no podéis de ninguna manera huir del que os arroja una "carga", un peso como decís, porque detrás de esa pesadez, detrás de esa angustia se sitúa aquél que escuchó mi llamada.
Sois todos mis niños lo queráis o no, esto no cambia estrictamente para nada el amor que os tengo, cualesquiera que sean vuestras apariencias. La Madre que soy no necesita de reconocimiento porque aquella que soy, sois vosotros. Así la Luz se reconoce en cada uno.
Soy la Bienaventurada,
Soy Madre Béatrice María y os cubro en la Inmanencia del Amor.
Publicado en Etoile en incarnation.
https://egaromm.wordpress.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...